viernes, 19 de febrero de 2016

El Presidente seguirá siendo la Audiencia Nacional

         
        Las "performances" judiciales de los últimos días contra el PP de Madrid que han provocado la dimisión de Esperanza Aguirre han sido ejecutadas tan "ad hoc" que ha sido inevitable que los periodistas más independientes hayan llamado la atención sobre su intencionalidad política.

         Sólo encuentro la palabra "performance" para caracterizar que unas horas antes de que declarase la tal Aguirre en una comisión parlamentaria sobre corrupción, un teatrillo de "los hombres de Harrelson" compareciese, con abuso de iluminación, en la sede del exangüe Partido Popular para llevarse ¡un ordenador!

         Ante la ausencia de autos de detención o de busca y captura supongo que el mensaje que los artistas que participaron en la función querían transmitir a Aguirre era el macabro "no nos hemos olvidado de ti".   

        El lector asiduo del blog recordará que en octubre de 2014 ya escribimos un artículo al respecto de las causalidades políticas de determinadas instrucciones penales, dicho sea con el debido respeto y en términos de estricta defensa, ya que puestos a judicializar hagámoslo hasta con el lenguaje.
      En aquél post aventuramos que "Punica Granatum" era la forma más segura de acabar con Esperanza Aguirre, sí; pero también con el estorbo de Tomás Gómez. 

http://elunicoparaisoeselfiscal.blogspot.com.es/2014/10/punica-granatum.html

         El socialista Gómez no resistió ni veinticuatro horas. Aguirre se dio cuenta la semana pasada que era inútil seguir haciéndolo.  

         La señora Esperanza no debería sentirse un bicho raro, pues cada vez que la líder del PSOE Susana Díaz viene a Madrid para salirse un poquito del tiesto, horas antes se celebra otra "performance" de los ropones a cuenta de los famosos "l-ERE-les".
         Les invito a que sigan a la "femme" porque se toparán en el momento más inoportuno para las aspiraciones políticas de la interfecta con la compañía que viste de negro.   

         El caso Rato por exceso (teatro pánico) y el de Pujol por defecto (haiku) son episodios de la misma comedia del arte de hacer política a golpe de "performances" judiciales.  

         Y así llegamos hasta la Presidencia de Gobierno, la pieza de caza mayor que auguro no dejarán escapar por mucho que intente zafarse.
         "No me dejaré presionar por poderes económicos o mediáticos" dijo Rajoy, pero no tendrá más remedio que ceder ante los togados. O quizás no.

        España vive una revolución política no declarada, pero casi idéntica a la ocurrida en Italia en los años 90, el famoso "Mani Pulite".
         Y digo casi porque la revuelta transalpina tuvo su líder, el juez milanés Antonio di Pietro, mientras que en España quien estaba predestinado a ser el caudillo, Baltasar Garzón Real, que sin duda habría adoptado el nombre de guerra de "Querido Emilio", quedó fuera de combate en las primeras escaramuzas.

         No obstante, que no tenga cabeza visible y ande pobre de objetivos no significa que carezca de infantería.
         De hecho lo único que tiene son compañías de zapadores.

         El espectáculo es de un aburrimiento atroz en tanto mil veces visto, pues el futuro está escrito en el fracaso pasado y presente de Dº Toni Di Pietro, víctima, y van..., de la todopoderosa ley de hierro de la oligarquía.

         La incógnita por despejar de la revolución es si la contrarreforma podrá salir adelante.

         ¿De qué hablo?

         De despenalizar los delitos vinculados a la financiación ilegal de los partidos políticos con efectos retroactivos. La "ley del perdón" a la que me referí en otro artículo pronosticando que sería introducida de matute con motivo de la nueva Constitución. http://elunicoparaisoeselfiscal.blogspot.com.es/2015/10/habiamos-dejado-el-articulo.html

         ¿Creen que estoy loco?

         Me limitaré a recordar un pasado no tan lejano, el Decreto-Ley que el Gobierno Amato aprobó en Italia en 1993 como solución política a los escándalos de corrupción que "Mani Pulite" sacó a la luz y que bloquearon al país.
       El Presidente de la República, Scalfaro, se negó a firmar el decreto gubernamental y nunca entró en vigor aquélla despenalización.  
        
         Con la experiencia de más de dos décadas, y luego del tremendo lastre que el "horizonte penal" de Berlusconi supuso para sus Gobiernos, ¿se equivocó Scalfaro?

       El Decreto Amato, obra de su Ministro de Justicia, a la sazón hombre de Estado y prestigioso jurista independiente, Giovanni Conso, no pretendía dejar sin castigo a los políticos corruptos, sino la certeza de una sanción administrativa y económica inmediata sin procesos interminables.

         Justo lo contrario del Gobierno de los jueces del que gozamos, donde los procesos se eternizan décadas sin garantía de condena penal.

         En Italia y en los primeros años 90 el Gobierno residía en Roma, pero el poder estaba en los jueces de Milán.

        Hoy el Gobierno "de iure" de España tiene su sede en La Moncloa, pero el Gobierno "de facto" seguirá estando en la Audiencia Nacional.      

    Quién logrará imponerse es el único aliciente de esta revolución bufa, de esta farsa, pues siguiendo el argumento de autoridad de Marx, sólo de farsa puede calificarse a una historia repetida.


twitter: @elunicparaiso

11 comentarios:


  1. "En Italia y en los primeros años 90 el Gobierno residía en Roma pero el poder estaba en los jueces de Milán. Hoy el Gobierno "de iure" de España tiene su sede en La Moncloa, pero el Gobierno "de facto" seguirá estando en la Audiencia Nacional."

    Estoy de acuerdo. Gran artículo ... No hay poder independiente. El poder judicial sigue siendo una poder político: el partido de los jueces. Puede haber una separación formal de poderes, pero no sociológico: los jueces y los políticos están nadando en el mismo brazo de mar…  Los políticos y los jueces están respirando el mismo aire… :-) Luchan por cada gota de mar y aire ... Problema insoluble, teóricamente… mientras que en la práctica, el que gane - en el campo ( el tu juego del gallina: a ver quién se asusta antes y cede…) - será el más independiente. Todo aquí (así decirlo ...) Abrazo :-)

    ResponderEliminar
  2. Gracias por tu comentario Carlo.

    Naturalmente que estoy de acuerdo con su contenido.

    No sé si querrás contestar públicamente a la siguiente pregunta: con la experiencia que dan los años transcurridos, ¿la solución política de Amato hubiera sido mejor para Italia que la persecución judicial a Berlusconi?

    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Por su interés reproduzco un comentario privado del eminente profesor Dionisio al artículo:

    "La judicialización, una moda que viene de USA, donde el Supremo interpreta la Constitución introduciendo "enmiendas de facto" (ahora tienen un problema con la muerte de un juez defensor de atenerse al literalismo de la Constitución, en vez de reformarla), significa que no existe la política.
    Se dejan las decisiones políticas a los jueces y la política no es más que discusiones entre las oligarquías".

    ResponderEliminar
  4. Todo es lo mismo. En España, a primeros de los años ochenta, el Excmo. Sr. D. Felipe González Márquez crea el acceso a la Magistratura, a través del llamado "tercer turno", para que los políticos, los partidos, los clanes, puedan disponer de una presencia decisiva -e incuestionable desde un punto de vista legal- en los tribunales. Han pasado los años, y, hoy en día, aquellos pioneros: los jóvenes juristas de "reconocido prestigio" (mejor sería decir abogados con un intencionalidad política más apremiante) ocupan, ya, los puestos claves de la judicatura.

    Y van a ser ellos -políticos a los que su status como jueces les va a facultar ejercer la "autoritas" sin someterse a otros contrapesos que los de sus propios correligionarios- los que, en último término, se ocupen justo de lo que les interesa: la "ideologización" de sus cometidos.

    Algo como eso, que es más que evidente, únicamente los líderes de "Podemos" se han atrevido a reconocerlo en público. Y como parecen dispuestos a conquistar el infinito, su intención ¡ni tontos! es que el poder judicial, in excelso, comulgue con su credo. No creo que a este respecto haya a alguien que se le vaya a ocurrir tildar de hipócrita a la muchachada. ;-)

    ResponderEliminar
  5. Aplauso de varios minutos a su comentario, señor Bluff.
    Creo que los lectores se pueden hacer una buena composición de lugar del estado de la cuestión.
    Yo pensaba que había sido claro.
    Me temo que me ha ganado con creces.
    Tenemos una extraña tendencia a identificar la Administración de Justicia con la justicia.
    Y la Administración de Justicia es a la justicia lo que la música militar a la música.
    Le felicito por su comentario y le doy las gracias por seguir participando en el blog.
    Feliz día.

    ResponderEliminar
  6. Estoy de acuerdo con el comentario privado del eminente pprofesor Dionisio.
    Seguro. Pero la izquierda - dentro y fuera del poder judicial - no era d 'acuerdo, Scalfaro fue un rehén. Conso, un profesor, él no tenía ninguna fuerza política. Los Demócratas de Izquierda ( ex comunisti) eran los únicos que permanecen indemnes. Entonces, Berlusconi ganó las elecciones. Y los magistrados de izquierda, pusieron Berlusconi bajo investigación.
    Así que durante veinte años ... Berlusconi no era un “santo”, pero la izquierda estaba en su contra, por “el sesgo”.
    Me disculpo por mi mal español. También debido a la “implicación emozional”. Sobre el tema no soy muy objetivo 

    ResponderEliminar
  7. Gracias por tu aportación Carlo.

    Resulta muy interesante para el caso español.

    Espero que disculpes mi insistencia: después de la experiencia de "Mani Pulite" y Berlusconi, ¿crees que habría sido mejor para Italia la solución política de Amato de despenalizar la financiación ilegal de los partidos con efectos retroactivos?

    Si se diera una situación similar a la que hubo con "Mani Pulite, ¿crees que los italianos aceptarían o entenderían una solución como la que propuso Amato?

    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  8. Se trata de una pregunta "ucronica" :-) Historia... contrafactual :-)
    En teoría, podría haber funcionado…
    En la práctica, era un "colpo di spugna" (tabula rasa) que los italianos ( gente muy populistas "maniobrada" políticamente por la izquierda) no habrían compartido… Ni ayer, ni hoy :-)

    ResponderEliminar
  9. Gracias Carlo.
    Nuestros lectores agradecerán mucho tu opinión.
    Yo creo que en España sí funcionará.
    Lo voy a fundamentar en el próximo artículo.
    Hasta pronto.

    ResponderEliminar
  10. A juicio del Sr Sánchez de Castro, ¿cuándo deben juzgarse los casos de supuesta corrupción?, ¿o de verdad cree que no deberían juzgarse? ¿regalamos un 5% del montante administrado a los que nos gobierna?
    A pesar de todo el PP cuenta con un apoyo cercano al 30% y no gobernará PODEMOS....se esfuma el anhelado paraíso fiscal

    ResponderEliminar
  11. A la primera pregunta:
    - Confesando los delitos, inhabilitando a los culpables y haciendo responsable solidario al partido de las cuantías defraudadas.

    A la segunda pregunta:
    - Contestada en la anterior.

    A la tercera pregunta:
    - NOOOOOOO

    En cuanto a tu opinión, debes saber que el paraíso fiscal es el destino de España en lo universal.

    Un abrazo, querido amigo.
    Y besos a los niños.

    ResponderEliminar