viernes, 9 de marzo de 2012

Urdangarín "versus" su cuñado.



            Analizado con herramientas propias de la ciencia económica, la sociología del conflicto y la gramática parda, el “affaire Urdangarín” puede considerarse un caso de doble traición.   

            Más allá de la calificación jurídica que su conducta merezca en la España “social y democrática de derecho”, Urdangarín, en parte, hacía lo que siempre hicieron las Coronas: pedir dinero para hacerse un patrimonio y poder pagar sus gastos.
            Y esta forma de financiarse no era una de las menores ventajas de los antiguos Reinos respecto a los actuales Estados caníbal, puesto que las solicitudes monetarias del monarca no eran ni mucho menos tan gravosas como los vigentes impuestos estatales. Y no lo eran porque, primero, la nobleza se resistía con eficacia a las gabelas, y segundo porque las monarquías procuraban conservar intacto el capital privado que les allegaba las rentas con las que vivir, que no era otro que su propio país, el Reino.

            Entonces, por qué, para qué se castiga al Duque de Palma con un proceso judicial.

            ¿Porque la justicia es ciega?. En la España de 2012 esa respuesta no alcanza la validez científica del chiste.    

            Para entender el expediente tenemos que formular una hipótesis sobre quién consintió que las investigaciones de la Fiscalía (órgano dependiente del Gobierno) sobre Matas y sus turbios manejos, terminasen por afectar de manera tan grave a un miembro de la Familia Real, pues sólo de esta forma podremos comprender los móviles que han hecho posible que una corruptela cortesana se haya convertido en un escándalo nacional.

            Los medios de comunicación o a la Justicia no dejan de ser elementos  necesarios de las penas presentes y eventualmente futuras del consorte de una Infanta, pero en última instancia son poco más que segundones de esta tragicomedia que tiene lugar en el país bufo de los “ERES”. 

            La hipótesis que explica el “caso Urdangarín” está en su cuñado. 
           
            Así todo encaja.

            Su cuñado debe cuidar su capital, el Reino, si quiere algún día heredarlo. Y para protegerle del expolio y demostrar a la vez su orden de preferencias aprovechó la oportunidad que le brindó el Duque para no dejar lugar a dudas: entre amparar a un miembro de la familia (ya sea su hermana o su propio padre) o sostener el prestigio del trono y asegurar la sucesión, la continuidad del reinado bien vale el sacrificio de un pariente... o los que sea menester, pensó. Y no movió un dedo en defensa del infame.             
            Un aviso a navegantes. 

           Lo cierto es que Urdangarín se merece el uso que entiendo ha hecho de él su cuñado. Se comportó como un advenedizo, como un venal gobernante público al uso: sus ingresos procedían, presuntamente, del fraude, de la estafa. Para estos fangos le bastaba ingresar en algún partido político sin tener que menoscabar la Corona, el orgullo de la sangre azul.
  
            Pero lo peor, lo que a “su bajeza” jamás le iba a perdonar Su Alteza es que un pariente de segunda confiara la seguridad de su dinero a un paraíso fiscal antes que al país en el que él espera reinar. 
            A quién se le ocurre, cómo es posible que no pudiera controlar semejante acto fallido.
            Cabe entender los desvelos de un buen padre de familia por proteger su fortuna del Estado caníbal, aunque sea español, sacando el dinero del país, pero con ello reveló que no confía en el buen gobierno del heredero.
            El solo intento de poner en fuga su capital y usar testaferros para que lo defiendan supuso un acto tan brutal en las formas como definitivo en el fondo: decía sin decir, que para el Duque la nación está perdida también con su cuñado. Y éste, consciente de la desconfianza personal, completa, majestuosa, ineluctable que le había demostrado su hermano político conduciendo su patrimonio fuera del país, no pudo menos que responder a su traición con la traición de consentir que le "estigmatizaran" vía medios de comunicación y castigo judicial.      

            En su descargo debo decir que le acusan de hacer algo que, en términos económicos, sólo en términos económicos, tiene una lógica aplastante: dado que no cree en la continuidad de la Corona ni en el bienestar de su patria maximizó sus ingresos en el plazo más breve posible a costa de degradar el capital-país. Lo que en gramática parda viene a significar “coge el dinero y corre".
           
            Ahora bien, lo que perpetró no fue por considerarse impune. Si hubiera sido así no se habría fugado económica, físicamente, sino que hubiese seguido haciendo lo mismo "ad aeternum" con la seguridad de que nada tenía que temer.

            No ha sido la creencia en la impunidad la causa de su error. Fue la nula fe en su país, que para su desgracia es también el que pretende heredar a toda costa su cuñado.

            Sólo hizo cálculos crematísticos, sin parar mientes en el guante que involuntariamente lanzaba al hermano de su esposa. 

            Un asunto para la ciencia económica, la sociología del conflicto y la gramática parda.


twitter: @elunicparaiso

Coda.
El caso Urdangarín es una prueba más de que el Estado actual es irrecuperable para el buen gobierno.
Se critica al Duque por pedir pero no a los gobernantes por dar.
Estamos tan envilecidos por el Estado y su gasto, que hemos alejado de nuestro pensamiento la perentoria exigencia a los políticos democráticos de que justifiquen por qué entregaron dinero a Urdangarín de la forma que lo hicieron. Sin embargo mostramos nuestro más severo disgusto por el hecho de que el Duque lo recibiera.
Nos llama la atención un presunto estafador que utilizó para delinquir el sofisticado método de cobrar a cambio de nada, pero nada tenemos que objetar al sistema político que lo consintió.
Cuando el gobernante no se siente compelido a abandonar su cargo "ipso facto" ante la evidencia de que colaboró con un delito o fue víctima de él por negligencia, hemos llegado al final del viaje.



22 comentarios:

  1. Querido Jorge, te has convertido en un discípulo aventajado de H.H. Hoppe y M. N. Rothbard. Parece muy retorcido y presumes una inteligencia política natural en el Príncipe (pero te diré que no eres el único)... pero parece verosímil.
    Cambiando el tercio: ya nos dirás algo, otro día, de la intención de la alcaldesa de Madrid de crear en la capital "una zona libre de impuestos". Así rezaba el titular de uno de los informativos de Intereconomía. Me he quedado perplejo. No sabía que la señora botella leía tu cuaderno.

    ResponderEliminar
  2. De Hoppe, como de tantos otros, gracias a ti.
    De Rothbard soy un discípulo involuntario, pues aún no le leí.
    Permíteme que considere que la hipótesis que planteo no es "retorcida" sino "contraintuitiva", como le gusta decir al profesor Anxo parafraseando a Mises.
    Cuando se difunda creo que todo el mundo verá que no ha podido ser otra manera.
    En cuanto a la alcaldesa creo que está preparando el desembarco del megacasino. Seguiré la pista.

    ResponderEliminar
  3. Felicitaciones a Jorge. Hilar un concepto de estado caníbal, la continuidad de la corona, y una intriga de palacio como causa de la elección de un paraíso fiscal es para flipar. Sin embargo, me temo que Jorge puede tener mucha razón. Pero este razonamiento contraintuitivo sólo vale para unos pocos. Ayer escuché algo como que a Urdangarín le frecuentó durante algún tiempo una ciudadana rusa (la fuente es interviú que cita al CNI). Presuponiendo toda esa inquina y forma de actuar de nuestro heredero al trono contra Iñaki, la forma de hundirle va a ser por todo este circo que se ha montado alrededor de él, con rusa incluida. Así será como la gente recuerde a Iñaki, ladrón y mujeriego.
    Cierto es que a los políticos del EREGATE, palma arena, etc, etc, nadie les ha preguntado, pero escuché al amigo Matas decir que era el Duque de Palma, no se pregunta y se le da la pasta.
    Aunque no es el objeto de esta entrada, creo que la corona podría pasar a mejor vida y no pasaría nada. Pero ese es otro debate...
    Buen domingo.

    ResponderEliminar
  4. Juan, no sabía lo de Interviú. Una cortina de humo.
    Por las reacciones a la entrada, creo que he acertado de pleno. Y creo que ha escocido.
    Pero yo sólo he aplicado al caso la teoría económica de grandes pensadores, como ha expresado mi amigo Jerónimo.
    Un abrazo y muchas gracias por tu comentario.

    ResponderEliminar
  5. Hoppe Hoppo.
    Si sacamos la Ockham igual sale el Suegro.
    George, admiración y expectación a raudales.
    ¡queremos más!

    ResponderEliminar
  6. Hippi Hoppe.
    Qué pasa Will.
    Hay que mover la entrada, la censura acecha.
    Por algo será.
    VaMOUsss!!!!!




    Te quiero Will.

    ResponderEliminar
  7. Querido George, sólo he leído esta entrada y la primera, tengo que ponerme al día con el resto. Esta te ha quedado muy bien, tiene un ritmo muy bueno que invita leer. La contraintuición es muy aguda, equivale a quemar las naves, pero pueden ir por ahí los tiros...y como dice Will, parece que las navajas se usan hasta en las mejores familias...
    un abrazo
    Antonio

    ResponderEliminar
  8. Qué alegría tener noticias tuyas Antonio. Me alegra que leas el blog. Al fin y al cabo se escribe para que le lea gente como tú.
    Y si el estilo te resulta agradable miel sobre hojuelas.
    Hoy ha salido a colación en distintos comentarios el célebre cuchillo de Occam (o Ockam), pero me permito recordaros que su filosofía o teología se basaba en la autonomía radical entre autoridades espirituales y terrenales, y en la omnipotencia del derecho.
    Yo creo que hoy, para desgracia nuestra, ese ideal es un mero deseo.
    Aventuro un retorno de lo mejor del medievo.
    Muchas gracias por convertirte en seguidor.

    ResponderEliminar
  9. Amigos, en la web de El País he publicado esta mañana un comentario de la noticia de Urdangarín con un link dirigido a esta entrada del blog.
    A los dos minutos le han borrado.
    La confirmación indirecta de la hipótesis por parte de El País con el referido borrado me llena de orgullo.
    Gracias a todos los seguidores que os estáis incorporando y gracias a todos los que estáis haciendo comentarios sobre "garganta profunda".
    Como diría el gran Antonio Vega "esta vez has dado en el blanco. Con dos flechas tres dianas para ser exactos. Es magia con precisión".

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estimado amigo, a mí me ha pasado algo parecido y te explico por qué (al menos por qué creo yo que lo han borrado en un par de minutos). Fue mi post de:
      http://palabradehomer.blogspot.com.es/2012/03/clooney-nes-preso.html
      Intento hacer referencia a las fuentes que uso y, en este caso, citaba al diario el Mundo. Ahí está "la bicha" como dicen en el sur. Otras veces uso El PAís, Público, The Guardian y la que sea. Se vé que el espíritu democrático es como tu paraíso: fiscal(izador).
      Un abrazo y a seguir intentando burlar la censura.

      Eliminar
  10. Gracias por tu aportación Pepe. Creo que será muy interesante para que nuestros seguidores conozcan de primera mano el "estado de la cuestión". Te sigo. Otro abrazo para ti.

    ResponderEliminar
  11. Un comentarista del blog del señor Yoldi me hizo cambiar esta entrada. Creo que para mejor.
    Hice un comentario en el referido blog incluyendo un link con esta entrada y amablemente un señor me contestó.
    Mantenía el comentarista que en el caso Urdangarín no había "garganta profunda" porque todo procede de la investigación de los fiscales de Baleares sobre Matas. Es decir, investigando a Matas salió lo del Duque.
    He pensado sobre ello y creo que tiene razón en que así fue el origen del caso.
    Por tanto, no sería el Príncipe quién reveló el asunto.
    Ello no significa que su participación no fuese esencial.
    Su papel fue el de consentir que llegaran hasta el final, que el Duque quedase expuesto a la pena del banquillo y al resultado del juicio.
    Su intervención, por tanto, no sería directa (revelar las corruptelas), sino indirecta (aceptar la persecución del delincuente).
    Espero que os guste la nueva redacción que ya tenéis publicada en el blog.
    Es menos conspirativa, y quizás por ello más ajustada a lo que ocurrió en realidad.

    ResponderEliminar
  12. Les tengo que informar de una novedad.

    Como les dije en el comentario de ayer, un amable comentarista del blog del señor Yoldi (redactor del diario El País, experto en asuntos judiciales) me hizo con sus opiniones cambiar la orientación de la entrada.
    Pues bien, ayer mismo le di gracias al comentarista en el referido blog informándole de lo ocurrido.

    La sorpresa fue que el titular del blog, el señor Yoldi, también me contestó con una serie de comentarios.

    Le he pedido autorización para copiar y pegarlos aquí y me la ha concedido, pues habiéndome dicho que intentó hacer un comentario en este blog y no pudo, qué menos que facilitarle el trámite.

    Pero además he querido pegar aquí sus opiniones porque considero de interés el debate metodológico que ha tenido lugar al efecto de determinar el grado de verdad de la teoría que expongo acerca del caso Urdangarín.

    Él considera que la teoría que expongo tiene la misma validez, por ejemplo, que el juicio sobre la existencia de Dios porque no aporta pruebas; y yo considero y justifico, que la verdad de las teorías, sobre todo en ciencias sociales, no necesitan la verdad de los datos.

    Yo he aceptado un empate, el justo medio aristotélico, es decir, la teoría no necesita los hechos, pero los hechos pueden ilustrar a las teorías. En definitiva, una graciosa concesión de la teoría al empirismo en aras del "fair play", pues la teoría que dice que "una gran cantidad de un bien es más apreciada que una menor cantidad del mismo bien" no necesita de dato alguno que lo corrobore.
    El señor Yoldi no ha aceptado las tablas porque quizás me he debido expresar mal. Otra vez será.

    Sin embargo, yo creo que era un magnífico resultado para él, pues en realidad debiera ser más defensor de la verdad que encierran las teorías que yo mismo, puesto que sus artículos son igual que mis entradas, esto es, teorías en el mejor de los casos. Pero en fin, ustedes juzgan.


    Yo le quiero agradecer su generosidad y él va a tener la última palabra en este pequeño debate que hemos mantenido, pues esta noche ha contestado a mi último comentario, y no quiero caer en la grosería de contestarle desde aquí cuando he decidido dar por zanjado el asunto no haciendo más comentarios al respecto en su blog.

    A continuación os pegaré en comentarios sucesivos las contestaciones del señor Yoldi y mis réplicas, recordando de nuevo que la última palabra es la del señor Yoldi.

    P.D.: Para quien me conozca les quiero decir que el señor Yoldi no sabe quién soy cuando habla de que "(...) como le dirá cualquier abogado, juez o fiscal”.

    ResponderEliminar
  13. Primer comentario del señor Yoldi.
    Pueden comprobarlo en su blog "Despejen la sala" entrando en la web del diario El País. Los comentarios están en la entrada titulada "Cuando empeorar es mejor que ascender".

    "Don Jorge, aprovecho para saludarle y comentarle que visité su blog. Ví que comentaba que le habían censurado el enlace y me sorprendió porque el enlace sigue donde usted lo puso. Respecto a la hipótesis que maneja me parece aventurada e improbable, sobre todo cuando no existe ninguna prueba que vaya en esa dirección y todo está basado en intuiciones. No digo que no puede ser verdad, sino que en principio y salvo pruebas en contrario, no me la creo. Por cierto, intenté poner un comentario en su blog y primero me lo rechazó por exceso de texto y luego no sé muy bien por qué, pero probablemente por alguna torpeza que cometí. En cualquier caso, bienvenido a este blog y cordiales saludos".
    Publicado por: José Yoldi | 26/03/2012 20:29:08

    ResponderEliminar
  14. Mi primera réplica.

    "Dº José, quiero darle las gracias por tomarse la molestia de contestarme.
    Acabo de ver su comentario y siento la confusión generada por el asunto de la censura.
    Su blog no ha eliminado el link de 12 de Marzo.
    En mi blog dije textualmente que "en la web de El País he publicado esta mañana (14 de Marzo) un comentario de la noticia de Urdangarín con un link dirigido a esta entrada del blog. A los dos minutos le han borrado".
    Es decir, eliminaron mi comentario con el link quienes confirman en la web los comentarios de las NOTICIAS, no su blog.
    Creo necesaria esa aclaración para que cada palo aguante su vela.
    Abusando de su generosidad un pequeño apunte metodológico sobre la verdad.
    La verdad de mi hipótesis no puede someterse a los criterios de "verificabilidad fáctica" que establece, por ejemplo, Luigi Ferrajoli en "Derecho y Razón" (págs. 124 y ss.).
    Lo sé, y sería absurdo pretenderlo.
    Ahora bien, para poder decidir entre distintas opiniones sobre un mismo hecho, se tengan datos o no, es necesario partir de una "teoría" (una proposición sobre la realidad susceptible de ser confirmada más allá de los datos de la experiencia).
    Las teorías enuncian verdades sobre la realidad que no necesitan ser validadas, porque la lógica puede invalidar un hecho, pero no al revés.
    Por ejemplo, la afirmación "una mayor cantidad de un bien es preferible a una cantidad menor" es una verdad que no precisa la confirmación de los datos.
    Teniendo en cuenta lo anterior, una verdad ajustada a los criterios establecidos por Ferrajoli sería "Juan, y no Pepe, mató a Emilio porque existen los hechos que lo demuestran".
    Sin embargo, la verdad de la teoría que expongo en el blog se fundamenta en relaciones y hechos que los datos no pueden confirmar ni refutar, entre otras cosas porque no es necesario que lo hagan.
    Por ejemplo, a) sin fisuras o luchas de poder en las cúpulas de las instituciones no existen crisis políticas.
    b) las Monarquías aplican el cálculo económico y la previsión en su actuación política mucho más que los gobernantes elegidos cada cuatro años, pues las primeras aspiran a heredar el trono por siglos, mientras que los políticos democráticos no tienen otro horizonte que el de los cuatro años de mandato, y el que venga atrás "que arree".
    Basado, entre otras, en estas verdades teóricas, puedo afirmar que el Príncipe ha tenido un papel decisivo en el caso Urdangarín, con independencia de este o aquel dato, pues pudiendo parar el caso (el caso ha estado paralizado años) ha consentido, cuando ha tenido oportunidad, la "estigmatización del Duque en aras a su propio beneficio, esto es:
    - cortar de raíz una práctica corrupta para limpiar la imagen de la institución que aspira a heredar.
    - mostrar a su familia que antes que ellos y sus traiciones está la pervivencia de la Corona.
    Por tanto, es cierto que la teoría que apunto no aporta datos porque no es "empiricista". En lo que no estoy de acuerdo es que esté basada en intuiciones. De ninguna manera señor Yoldi, pues no puedo creer que considere una mera intuición que los monarcas son más previsores que los políticos elegidos cada cuatro años.
    Me hace un gran honor si ha gastado su tiempo leyendo hasta aquí y lamento no poder contar con su comentario en el blog".
    Publicado por: el único paraíso es el fiscal | 26/03/2012 22:47:59

    ResponderEliminar
  15. Segundo comentario del señor Yoldi.

    "Buenos días dº Jorge, le agradezco su interés y puntualización sobre la censura, que no negaba que se pudiera haber producido, sino que me extrañaba, porque en este blog no funcionan los filtros, pero hay unos caballeros que periódicamente repasan los comentarios para eliminar los insultos, que es la única norma que impera en el blog. Bueno, supongo que también eliminan el spam, que creo que no hay mucho, pero siempre hay alguien que quiere hacerse publicidad desde clases de guitarra hasta aeromodelismo.
    Tengo que decirle que no gasté, sino que invertí mi tiempo en leer hasta donde usted decía y que estoy de acuerdo en sus planteamientos teóricos -es una teoría interesante, como otras que se han propuesto sobre el fin del universo, la existencia de dios o, mucho más terrenales, el asesinato de JFK o por qué algunas mujeres prefieren a los malotes-, pero que no deja de ser teoría. Ninguno de los datos que se conocen sobre la gestación del caso parecen avalar su verosimilitud. En todo caso, gracias por alertarnos sobre la posibilidad y estaremos atentos por si alguno de los indicios nos encamina en esa dirección. (...) Saludos cordiales a todos.
    Publicado por: José Yoldi | 27/03/2012 11:49:

    ResponderEliminar
  16. Mi última réplica.

    Gracias de nuevo. Queda claro que usted es partidario del empirismo. Yo creo que sin teoría es imposible avanzar en el conocimiento científico. Quizás en el justo medio aristotélico esté la verdad.
    No obstante, es obvio que mi comentario sobre el Duque no aspira a ningún estatuto científico, sólo apoyar la "doxa" en algunas teorías bien fundadas.
    Para terminar, y si me da su permiso, me gustaría publicar en mi blog sus comentarios para que los lectores puedan valorarlos.
    Publicado por: el único paraíso es el fiscal | 27/03/2012 14:04:28

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Excelente, ahora mismo me encuentro a 4 días de realizar un examen sobre sociología (en el Grado de Comunicación) y tus comentarios me han servido de repaso de gran parte del temario. Tan sólo recordar que empirismo y teorías no tienen por qué estar reñidas como tanto tiempo se ha pensado. Pueden, y muchas veces deben, ser complementarios.

      Por lo demás, sobre el término de verdad, certeza y otros asuntos varios debo reconocer que el Sr. Yoldi creo que aplicando el ANOVA o la "t" de Student respecto a la variables soberbia y pérdida de argumentos, darían una fuerte correlación positiva, esto es, cuanto más argumentos iba perdiendo más soberbia (y lo que es más grave: menos silencio).

      Un saludo y, de nuevo, enhorabuena.

      Eliminar
    2. Pepe, ¿sabes que ANOVA, además de un instrumento estadístico, es una escisión del Bloque Nacionalista Galego?
      El arte imita a la realidad.
      Un abrazo fuerte, ¡artista!

      Eliminar
  17. Último comentario del señor Yoldi, en el cual defiende el empirismo de la "verdad judicial", aunque creo que rebaja el grado de verdad de ésta.

    "Mire don Jorge, no es que yo sea partidario del empirismo, es que es la última moda en materia de justicia desde hace más de 200 años. Solo en la valoración de las pruebas presentadas en el juicio se puede fundamentar una condena como le dirá cualquier abogado, juez o fiscal. Creo que la teoría es muy importante para avanzar en la ciencia y otras materias, pero en el proceso penal solo valen las pruebas y la argumentación lógica sobre ellas, de modo que la teoría puede ser muy importante como punto de partida, pero una eventual condena para Urdangarín, Matas, Diego Torres o sus esposas solo puede estar basada en pruebas. Por otro lado, la verdad no está en el justo medio, por lo menos no siempre, lo diga Aristóteles Platón o Sócrates. La equidistancia es equidistancia, pero no es más verdad por ser equidistante. Y la verdad judicial tampoco tiene que ser necesariamente la verdad, sino la verdad posible con las pruebas que se tienen. Y no tengo ningún inconveniente en que reproduzca estos comentarios en su blog para que los conozcan sus lectores. Saludos muy cordiales"
    Publicado por: José Yoldi | 27/03/2012 23:12:44

    ResponderEliminar
  18. Casi en todo de acuerdo, solo tres disensiones.
    - Fuga de capital, el patrimonio que ha amasado la Casa Real por diversos medios, incluido el urdangarinazo, me apostaría que está en su mayoría fuera de Expaña
    - Sangre azul, el Príncipe no puede alegar nada porque el también la ensucia con su matrimonio morganático.
    - Final del viaje, quizá para la monarquía, pero para Expaña mucho me temo que es un viaje sin retorno.

    ResponderEliminar
  19. Buenas noches Dº Iñigo.

    Acepto con espíritu deportivo sus tres disensiones.

    Comparto la primera.

    En cuanto a la segunda, ¿quién entiende las razones del corazón?

    Por lo que respecta a la tercera dudo si comprársela: lo que usted llama Expaña todavía no ha dicho su última palabra.

    Un placer contar con su presencia en el blog.

    ResponderEliminar