sábado, 17 de marzo de 2012

La Gran Coalición I.



           
     Para Ángel, que con paciencia forjó una "Gran Coalición" virtuosa,
     la del lumpen con los mejores cuerpos de la élite.



             
            Mientras llega el paraíso fiscal voy a proponer un juego de salón con un final no esperado y sin embargo ineludible: pensar quién sucederá a Mariano Rajoy después de su mandato de cuatro años.

      Cuando ni siquiera se han agotado los tres primeros meses del actual Gobierno parece un entretenimiento fútil. No obstante, habiendo transcurrido tan poco tiempo ya podemos afirmar que si el gabinete Rajoy logra el saneamiento del déficit público lo hará a costa  del monumental expolio de la propiedad privada en que se ha convertido su política económica. Por tanto, por qué no podemos escudriñar también el futuro político, aunque sea a tan (engañoso) largo plazo.

           El Gobierno conoce la necesidad de recortar el gasto público y proteger el ahorro privado como única forma de reactivar la inversión, crear riqueza y aumentar la recaudación impositiva, y de forma tímida pone en marcha algunas medidas para reducir el gasto (ninguna para cuidar el ahorro), pero carece de la voluntad necesaria para implantar una drástica reducción del Estado, no se ve con fuerzas para decidir por sí solo. 
            Así, su reforma financiera se reduce a sufragar con dinero público las fusiones que los bancos y cajas decidan, las causas del despido objetivo son, paradójicamente, “subjetivas”, por lo que su aplicación quedará a expensas de las sentencias de los juzgados laborales, para reformar el "pozo negro" de RTVE espera alcanzar un consenso previo con el Partido Socialista.

            Los principales analistas dicen no entender a qué se debe este comportamiento tan timorato cuando se dispone de mayoría absoluta en el Estado y en casi todas las Comunidades Autónomas.
           Sin embargo, su actitud tiene un motivo: el miedo a la derrota que siempre acecha al gobernante democrático a la vuelta de cada consulta popular, el terror a perder.

          Me llega hasta aquí su extrañeza por la anterior afirmación: "¿no sería más rentable en términos electorales la aplicación inmediata de un programa radical de reformas en el gasto público antes que el aumento de los tributos a la propiedad privada?", "¿la audacia en el ajuste no facilitaría un nuevo mandato al actual Gobierno?" -me preguntan-. 

            Me atrevo a responder que no, y para explicarlo tengo que sacar a colación el conocido como el juego "del gallina".

        Comprenderán al instante a lo que me refiero si recuerdan a James Dean en “Rebelde sin causa” celebrar con otro joven una carrera de coches en dirección al abismo de un acantilado: el objeto del desafío era acreditar quién era el más valiente, y el ganador resultaba ser quien frenaba más tarde, el último que se arrojaba del coche justo al límite del precipicio. El que tomaba antes la prudente decisión de parar era el perdedor, "el gallina”.

       Pues bien, el sistema político democrático (o socialdemócrata) basado en la competencia electoral es un caso del juego "del gallina”, porque ante la inminencia del abismo (la ruina), el que apriete el freno más tarde, esto es, el que prometa que va a seguir gastando hasta el último instante, gana la contienda electoral. El calculador que se anticipa a la ruina y se detiene antes, es "el gallina", el perdedor.  

         Debido a este juego siempre vencerá el que prometa o continúe otorgando  beneficios económicos a más colectivos, el que asegure que va a gravar con más impuestos a los ricos para sostener el que llaman "Estado del Bienestar" (aunque los verdaderamente ricos son los únicos, junto con los vagabundos, que no pagan impuestos, ver Guillermo Rocafort, "SICAV, Paraíso fiscal", Ed. Rambla), en definitiva, el que ante la proximidad de la quiebra más tarde rectifique, el que con más demagogia actúe. 

    ¿Estoy equivocado en mis consideraciones acerca de la irracionalidad del electorado porque el Gobierno Rajoy fue elegido gracias a su máxima de "abrocharse el cinturón"?. 
     Contesto a la pregunta con otra pregunta: ¿existe la racionalidad en un terremoto, en una estampida?, ¿pretendemos que los náufragos de la crisis económica no sean egoístas ni irracionales a la hora de ponerse a salvo, y acepten que lo conveniente es ser responsable y ahorrar, cuando la oposición les dice que no es necesario?.
      
     En una situación como la presente ¡qué extraordinario voluntarismo el de los defensores, contra toda evidencia, de nuestro actual régimen político!, pues éste, dominado por el juego "del gallina", impide la aplicación de la ortodoxia económica y el control de la mistificación electoralista.
       El que primero frene (deje de gastar) pone en manos del adversario el argumento decisivo que le hará perder las elecciones: no será visto como el previsor que hizo lo necesario, sino que aparecerá como el cobarde que no tuvo agallas para oponerse a la maldad del sistema opresor. 
       El vencedor, el dilapidador, demostrará que su mera existencia acredita que se puede seguir gastando sin llegar nunca al abismo. 
       
      Es el juego del puro enfrentamiento, donde el triunfo se consigue no cooperando, sino todo lo contrario. El vencedor logra sus objetivos mostrando al otro que él no cooperará en absoluto aunque se mate, lo que provoca que su contrincante decida perder el juego (cambiar su política, renunciar a sus principios) a cambio de salvar la vida (continuar en el poder).
     Un ejemplo de la naturaleza anticooperativa del juego "del gallina" es la estrategia de la oposición política y sindical contra el Presidente Aznar para derribar su reforma laboral de 2001. Fue suficiente la intransigente negativa de aquélla a cooperar lo que hizo que la ley ya aprobada fuera sustituida por otra acorde con los intereses de la izquierda.
 
      Por todo lo expuesto, el Gobierno Rajoy no soltará amarras con el gasto público y el populismo, pues intuye que hacerlo sería tanto como "abandonar el coche" antes de tiempo y conceder una victoria segura a James "Rubalcaba" Dean.
      
     Pero cuando el juego "del gallina" con todo su irracionalismo es la norma que dirige un régimen político, éste alcanza su máximo punto de ineficiencia, y por tanto de ilegitimidad, precisamente en un momento de crisis que exige realismo, no demagogia.
     Por ello, los beneficiarios políticos de un sistema de estas características sólo encuentran una solución provisional para sobrevivir al "crash": la congelación de la competencia electoral en un último intento por imponer disciplina económica y obtener cooperación política, neutralizando así el juego "del gallina", cuando el abismo de la realidad económica esté a sus pies.

    Acabemos. Ante la continuidad de la crisis al final de la presente legislatura (analistas de "Solventis" afirman que el volumen de deuda presagia que la crisis durará hasta 2016), a Rajoy le sustituirá, sea cual sea  el resultado de las elecciones, una Gran Coalición o Gobierno de concentración PP-PSOE. Será un "pentapartito" a la española, donde quizás Durán Lérida ("el conseguidor" de indultos para sus delincuentes convictos) sea nuestro Bettino Craxi. 

     La corrupción lo llenará todo. 

    Pero será un paso inevitable mientras llega el paraíso fiscal.

  
twitter: @elunicparaiso




16 comentarios:

  1. Totalmente de acuerdo. Tu blog debería estar colgado en la página de algún grupo de comunicación o periódico digital. No es coba.
    Abrazo desde Cartagena

    ResponderEliminar
  2. Gracias amigo. Lo cierto es que la teoría de la acción colectiva no trata mucho el juego "del gallina" porque es una teoría que estudia los sistemas no cooperativos.

    Se han centrado en desarrollar el "dilema del prisionero" precisamente porque éste demuestra que la cooperación es más útil o rentable que la no cooperación. Lo cual siempre es más estético que defender lo contrario.

    Pero para nuestro objetivo de analizar "la política", el juego "del gallina" es el que nos permite entender el funcionamiento de los sistemas de competencia electoral al ser su esencia la no cooperación.

    Realmente no conozco a nadie que haya aplicado este juego al estudio de las democracias, salvo que lo haya hecho para deslegitimarlas, por lo cual estará sepultado; pues al fin y al cabo lo que viene a demostrar el juego es que la competencia política termina provocando que el Poder esté en manos de los más irresponsables.

    Sea como fuere, el juego "del gallina" da la razón a Carl Schmitt y a los realistas políticos frente a los liberales que creen todavía en la racionalidad política.

    Seguiré aplicando el juego en próximas entradas.

    ResponderEliminar
  3. Había olvidado un detalle importante. Ayer, ya publicada la entrada, leí que Rubalcaba había dicho en un mitin electoral en Andalucía lo siguiente: "el problema no es la crisis, es la derecha".
    Tal afirmación viene a ratificar de punta a cabo esta entrada.
    Para Rubalcaba el problema no es la crisis. El problema es el PP que ajusta por ajustar, porque es malo, no porque se necesite.
    En definitiva, Rubalcaba confirma que nuestro sistema está dominado por el juego "del gallina".

    ResponderEliminar
  4. Los ejemplos se multiplican. Fátima Báñez, Ministra de Empleo, dice que "no se bajará ni un solo euro" del PER andaluz.

    ResponderEliminar
  5. Tu mención de Schmitt es muy oportuna. Por lo demás, como sabes, el realismo es más viejo que Matusalén. Fou Chan, un chino del XVII con malas pulgas políticas, entierra esta perla en "Los Santos practican el mal": "La razón es impotente para traer la paz al mundo. Por eso resulta necesario la intervención de la sinrazón".
    En cuanto al florilegio de citas, está claro que nuestra casta política no tiene encaste realista, sino todo lo contrario: liberales y maniobreros a su modo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me parece interesante la cita del escritor chino. Agradecería detalles sobre el mismo, referencia bibliográfica o dónde encontrar información sobre el mismo. ¿Podría facilitármelos?

      Eliminar
    2. La referencia y otras por el estilo en la edición francesa de Han Fei Zi, Le Tao du Prince. Hay una traducción parcial del libro en la colección de Tecnos de clásicos del pensamiento político, pero se ofrece de Han Fei una visión inocente, pues le convierten en defensor del Estado de derecho. Ánimo.

      Eliminar
  6. Del "seamos realistas, pidamos lo imposible" a "seamos realistas, dejémoslo por imposible".

    Ese sería el banderín de enganche de la nueva era posdemocrática, la de los paraísos fiscales.

    ResponderEliminar
  7. No somos pocos los que consideramos minoría selecta gassetiana en ese lumpen de la dedicatoria. Avances. Premio. ¡Guárdalo!

    ResponderEliminar
  8. Willy, amigo, tú eres minoría selecta, pero por el lado aristocrático. Aristocratísimo. De hecho, uno de los gurús de la acción conspirativa contra la inmovilidad estamental.

    ResponderEliminar
  9. Ciertamente, lo que más me ha sorprendido de esta social-democrácia disfrazada de azul pepera, a parte de todo lo que comenta Jorge, ha sido el anuncio de que el PER no se toca.
    No se si se necesita más realismo político, pero ha ciertas personas que conozco dentro del PP que se autodefinen liberales, que además se han colocado en alguna secretaría de estado, dirección general o gabinete ministeríal, se les debería caer la cara de vergüenza.
    En fin, lo de pisar moqueta y coche oficial debe generar algún tipo de embriaguez que borra ideologías, creencias y principios, y el hecho de querer ganar las siguientes elecciones y mantenerse en el poder el mayor tiempo posible parece ser el único "leitmotiv" de la casta política. It´s amazing!.
    Joder, si no fuera por la cantidad de pasta que nos sacan en impuestos me importaría un carajo lo que hicieran estos cretinos. Sigo trabajando en convertirme en el hombre invisible fiscalmente, si lo consigo os lo contaré desde mi paraíso/refugio fiscal, que ojala fuera España.
    Buen fin de semana a todos.

    ResponderEliminar
  10. Por cierto, si la premonición de Jorge se cumple (eso del gobierno de coalición) entonces sí que habrá de desaparecer.

    ResponderEliminar
  11. Juan, no he querido contestarte hasta ver los resultados de las elecciones andaluzas. Nuestro sistema político está dirigido por los peores, por los demagogos. Sin embargo no es por una cuestión subjetiva sino objetiva: el sistema está hecho para eso, para que los peores lo manejen. El PP lo sabe, lo intuye. Y por eso hace la política que hace.
    Hay gente, entre otras mi compañero de debate económico Dº Roberto Centeno, que piensa que el PSOE está muerto. Yo siempre le digo que se equivoca.
    El resultado de las andaluzas pone en evidencia no sólo que el PSOE no está muerto, sino que sigue siendo el partido central de nuestro sistema. Y el motivo no es otro que su
    A partir de ahora el PSOE será mucho más demagogo todavía.
    Andalucía le ha enseñado que ese es el camino a seguir.
    Tened presente esta entrada porque el juego "del gallina" es una teoría científica muy explicativa de la situación política en nuestros sistemas social-oligárquicos.

    Por cierto, desaparecer no es una mala opción.
    Pero trabajar por entender y deslegitimar lo que hay, tampoco. Este blog es un intento.

    ResponderEliminar
  12. No había terminado una frase del anterior comentario.

    Y el motivo no es otro que su demagogia sin fin. Todo lo que necesita para gobernar este régimen nuestro.

    ResponderEliminar
  13. Tremendamente predictivo, visto dede 2016

    ResponderEliminar
  14. Gracias Dº Carlos.

    La aplicación de la teoría del "juego del gallina" al estudio de la competencia electoral y la democracia de masas resulta muy eficaz, a pesar de su nula utilización por los teóricos de la ciencia política de cualquier parte del mundo.
    Para que luego digan que en España no innovamos.

    Un cordial saludo y espero que siga aportando sus comentarios al blog.

    ResponderEliminar