sábado, 18 de febrero de 2012

Gibraltar español. Teoría del paraíso fiscal II.


           -¿Cómo va a constituirse un Estado de la Unión Europea en paraíso fiscal?-, me preguntaba hace unos días el famoso catedrático y polemista Dº Roberto Centeno.
           - No lo verán tus ojos-, terminaba afirmando.

           - Bastaría aplicar la propia normativa comunitaria- contesté.

           Si seguís hasta el fin el sencillo razonamiento jurisprudencial de este aspirante a flautista de Hamelín, lo comprenderéis sin dificultad. Si no fuera así, la culpa será mía por no saberlo explicar.

          1. La libertad de establecimiento, una de las cuatro libertades fundamentales de la Comunidad,  junto a la libertad de circulación de personas, capitales y mercancías; incluye el derecho a tributar de conformidad con la ley del Estado en la que se establezcan las empresas o sus filiales (ver Sentencia del Tribunal de Justicia de la Comunidad Europea, Cadbury Schweppes de 12 de Septiembre de 2006).

         Esto significa que si España establece un régimen fiscal de tributación CASI NULA a las inversiones productivas, y como consecuencia de ese régimen se produce un desembarco de empresas con actividades reales desde cualquier parte del mundo, España y los inversores que decidieran tributar en el país contarían con el respaldo de la jurisprudencia europea. 

      2. Hacerlo no bastaría para que fuésemos acusados jurídicamente por el mismo Tribunal de Luxemburgo de constituir un paraíso fiscal, pues este se define en función de tres principios:  
          
            a) ausencia práctica de impuestos. 
            b) negativa a informar a otros países sobre la situación económica de sus contribuyentes. 
            c) las empresas radicadas carecen de actividad económica real en el paraíso fiscal.

         3. El paraíso fiscal que propongo sólo cumpliría el requisito a), pues no tendría ningún problema en compartir información con el resto de Estados, se convertiría en un foco de atracción de capitales e inversiones productivas tanto de familias como de empresas, Y SOBRE TODO PORQUE SU OBJETIVO NO SERÍA TANTO LA ATRACCIÓN DE CAPITAL EXTERIOR, que también, COMO EL HECHO DE PROTEGER A SU PROPIO TEJIDO EMPRESARIAL Y A SUS CIUDADANOS.

          Contra la opinión común, quizás propiciada por las inversiones presuntamente delincuenciales de un tal Urdangarín, el paraíso fiscal no sería un nido de delincuentes, sino la manera de proteger la propiedad privada, las empresas y la economía nacional. En una palabra, el fin del Estado caníbal.

          4. Y es que una de las novedades que supondría que España se convirtiera en paraíso fiscal sería que por primera vez un Estado complejo, maduro, caníbal, habitado por cuarenta y seis millones de personas y con un PIB de un billón de euros, adoptase esta forma política.    
     Pues los paraísos fiscales al uso son enclaves aislados con escasa superficie, poca población y sin infraestructuras para un desarrollo productivo, lo que imposibilita la actividad económica real de las inversiones. Por eso usan la "competencia fiscal" como modo de supervivencia.


        Uno de los efectos políticos de la instauración de un paraíso fiscal sería la incorporación por propia voluntad de Gibraltar a España. Sería suficiente el desarme impositivo y el cierre de la verja. 
          ¿Enloquecí por enésima vez?. Creo que por esta declaración no.
           Apoyo mi pronóstico recordando las consecuencias que tuvo en los territorios vecinos la decisión de la Comunidad de Madrid de eliminar en la práctica el Impuesto de Sucesiones y Donaciones: simplemente hicieron lo mismo que las instituciones madrileñas.
         Pero hay muchos más ejemplos incluso en nuestro propia país. No olvidemos la oposición, incluso jurídica, de las Comunidades Autónomas de La Rioja y Castilla-León a las denominadas "vacaciones fiscales vascas", declaradas nulas por el Tribunal de Luxemburgo no porque introdujeran "competencia fiscal", sino porque fueron diseñadas con criterios discriminatorios, no generales, para las propias empresas del País Vasco.
         ¿Es necesario explicar que los "llanitos" elegirían ser españoles si la decisión fuese entre vivir en un Peñón cerrado o hacerlo en un Campo de Gibraltar convertido en paraíso fiscal?

          España sin impuestos no sería sólo un paraíso fiscal, sino y simple y llanamente el paraíso, un Gran Espacio sin Estado.

           En la próxima entrada explicaré cómo iniciar el proceso. Pero esa es otra historia.

twitter: @elunicparaiso
         
 
          

13 comentarios:

  1. Mola. Si que me gustaria saber como podemos convertirnos en un paraiso fiscal. Me molaria ver algun dia como empresas Americanas y de otros Paises deciden abrir sus sedes y oficinas centrales en Espana y no en Inglaterra como hasta ahora y que se jodieran los Ingleses! El dia que veamos eso iriamos por el buen camino. Un abrazo me encanta tu blogg!!! Te seguimosssss!!!

    ResponderEliminar
  2. Jorge, ¡me quito el cráneo! Por cierto, ¿conoce el libro de Hoppe "Democracia, monarquía y orden natural"? Te mueves, desde otras premisas, en el mismo plano. Si no lo tienes a mi me quedan dos o tres de reserva. Parece convincente eso de hacer de España nada menos que el Gibraltar de Europa. No sé que pensará de todo esto el profesor Bastos.

    ResponderEliminar
  3. Curro, te prometo que en la próxima entrada detallaré el procedimiento para convertirnos en paraíso fiscal. Y será respetando la legalidad vigente. Sería un paraíso fiscal de "facto" pero no de "iure", pues los paraísos fiscales están prácticamente criminalizados en Europa. Pero el que propongo no podría serlo. Un abrazo fuerte y gracias por los ánimos.

    ResponderEliminar
  4. Que el profesor Molina me halague hace que este domingo se haya convertido en mi particular paraíso fiscal. Juro que no conozco el libro de Hoppe. Había oído hablar de él pero jamás le leí. Agradezco su generosidad y sus comentarios.
    En cuanto al profesor Bastos, a mí también me gustaría conocer su pensamiento sobre lo que proponemos.

    ResponderEliminar
  5. Querido Jorge !!!!

    Buenísimo !!!
    Es como si hubieras despojado tu mente de toda atadura histórico-social (socialmente bien vista, claro), y te hubieses puesto a pintar en una hoja en blanco...

    Muy refrescante, y estimulante.

    Posible ? eso ya no estoy tan seguro... convencemos de ello, por favor !!
    Ojalá este liberalismo sea tan rentable como posible, al menos para los que sí pueden mover hilos. Si no resulta rentable para estos, porque iban a cambiar las reglas del parchís...?

    Fernando.

    ResponderEliminar
  6. Fernando, qué alegría que estés ahí. Además, te has convertido en seguidor. Parece que te he convencido.
    Yo creo que a los que "mueven los hilos" AHORA no les será rentable porque se les acaba la bicoca, pero hay que intentarlo y buscar a otros que también puedan "mover los hilos" y que sí les convenga.
    Introduces una cuestión táctica a tener muy en cuenta en el proceso de transición: que el cambio favorezca a las élites o al menos no las perjudique. Yo creo que no las perjudicaría ni siquiera a corto plazo, pero ya me diréis.
    Un abrazo y muchas gracias.

    ResponderEliminar
  7. Os informo que he recibido noticias del Emperador, el Profesor Dalmacio. Me ha confirmado que no estoy loco, sino todo lo contrario.
    Es el mejor indicio para saber que estamos en el buen camino, como dice Curro.
    Por cierto Curro, tú, anglosajón de pura cepa canaria, ten cuidado con tus comentarios porque los ingleses son asiduos visitantes del blog. Te queremos.

    ResponderEliminar
  8. Si se me olvida, recuérdamelo, pero espero enviártelo mañana, que tengo clases y estaré en la facultad.
    JM

    ResponderEliminar
  9. Cierto es lo que dice Jorge, y yo estoy convencido como el que más, pero lo veo difícil porque esto debería ser aprobado por Rajoy, Rubalcaba y demás almas de la caridad como sindicatos, ONGs y no se cuanta gente apuntada a la juerga de las subvenciones, acostumbrada al nepotismo y demás raleas (aristocrácia y monarquía incluidas). Además, habría que hacer una labor divulgativa muy importante, ya que lo de los Urdangarines no ayuda a tener claro de qué se habla aquí.

    De todas maneras, si los estados+gobiernos toman decisiones correctas en este sentido (podríamos empezar con algo como lo que ya existe en Irlanda y Portugal, con baja tributación, nunca dejan de mantener su necesidad de seguir comiendo (Portugal e Irlanda están en bancarrota). En fin, yo estoy convencido de lo que Jorge plantea, pero hay que convencer y persuadir a mucha más gente.
    Sólo te puedo decir, ánimo que son pocos y cobardes!!...

    ResponderEliminar
  10. Juan, tu intuición te ha jugado una mala pasada. Para implantar el paraíso fiscal no se necesita el consentimiento de Rajoy ni de Rubalcaba. Lee la entrada titulada "Deconstruyendo el Estado. Práctica del paraíso fiscal I". Ahí tienes la explicación. Ciao amigo.

    ResponderEliminar
  11. He dejado un comentario en la última entrada "Deconstruyendo el Estado. Práctica del paraíso fiscal I", muy buena por cierto.

    Es verdad que debería haber usado otra palabra, ya que no sería aprobación formal/legal. Sin embargo, en este mundo de grupos de presión e intereses "colectivos" (os recomiendo el manantial o la virtud del egoísmo de Ayn Rand. También, como menciona Jorge, la escuela austriaca, camino de servidumbre de Hayek o El socialismo: un análisis económico y sociológico de Mises), desafortunadamente, creo que todo tiene que ser aprobado tácitamente por todos estos pelajes.

    De acuerdo en que una administración local puede convertirse en una región de baja tributación, pero tienes que convencer y persuadir a mucha gente para que no se oponga. En fin, son muchos lustros de social-colectivismo....(veo que yo también estoy afectado por este virus-gen, pero sigo intentando quitarme).-

    Gracias Jorge...

    ResponderEliminar
  12. Mola! Cómo me gustaría ver algo así en este país!!!

    ResponderEliminar
  13. María, le animo a que vaya a archivo del blog (a la derecha de la pantalla) y pulse el mes de Mayo. Haga "click" en la entrada titulada "De Gibraltar a Shenzhen". Espero que le guste.
    Muchas gracias por su comentario. Twitter: @elunicparaiso

    ResponderEliminar