domingo, 2 de noviembre de 2014

Síndrome de Estocolmo y tabla rasa.

            
           Hoy el diario “El Mundo” publica una entrevista con el Presidente de Extremadura, señor Monago, en el que literalmente declara: “siempre cabe la capacidad de entenderse dentro de un proyecto de desarrollo de Extremadura con Podemos o con quien sea”.

            Con independencia de que el señor Monago no sabe lo que dice (¿pactaría con Hitler?, ¿lo haría con Stalin?, -con un hijo putativo de éste último parece que sí-), sus comentarios coinciden con una encuesta publicada hoy mismo por el periódico “El País” según la cual Podemos es el primer partido político en intención de voto. O lo que es igual, a los prochavistas les votaría la todavía nutrida clase media del país.

            El comportamiento del aún Presidente extremeño, elegido por un sistema político cuyo eventual aliado Podemos pretende destruir, sería comparable al de los diputados de la Asamblea francesa que ante la huida y posterior captura de Luis XVI en las proximidades de Varennes, votaron que el rey no había huido, sino que ¡había sido secuestrado!, aprobando por amplísima mayoría el Decreto de 15 de julio de 1791 que declaró a Luis XVI inviolable; para luego, ¡los mismos diputados!, votar año y medio después la condena a muerte del rey inviolable.

            En cuanto a los ciudadanos que están dispuestos a apoyar a Podemos quizás deban escarmentar en cabeza ajena reflexionando un momento sobre dos hechos históricos ocurridos a sus teóricos enemigos de clase.
            Los traigo a colación (evitando la manida Alemania nazi, Cuba castrista o Rusia soviética) porque demuestran que el voto puede ser el mejor instrumento para imponer la servidumbre voluntaria, incluso a los que no tenían la obligación de servir.

            La nobleza francesa votó el 4 de agosto de 1789 a favor de una ley que autorizaba la compra de los derechos feudales a razón de treinta veces los ingresos anuales que se recibían por esos derechos señoriales (“Teoría Pura de la República”, Antonio García-Trevijano). Es decir, intercambiaron las fuentes de su libertad e independencia por una gigantesca masa monetaria que no pudieron gastar antes de ser guillotinados.   

            Algo parecido ocurrió en la Revolución Americana, donde “las leyes más democráticas fueron votadas por los hombres a cuyos intereses más lesionaban, apresurando con ello el triunfo del nuevo orden. El Estado de Maryland, que había sido fundado por grandes señores, fue el primero en proclamar el sufragio universal e introdujo las formas más democráticas en el conjunto de su gobierno”. (“La democracia en América”, Alexis de Tocqueville).

            Resulta obvio que el pueblo español está tan harto de la clase política que cualquier resultado electoral que no garantice la revuelta, la tabla rasa, será considerado alta traición.

            Está bien.

            Pero antes de acudir a las urnas debiéramos recordar que no sería la primera vez que los ciudadanos y todo tipo de clases sociales votan en contra de sus intereses.

            Esperemos que su intención de voto hoy no les obligue a buscar un dictador mañana.

            Ojalá coadyuven al advenimiento de un sistema basado en la libertad política y en los impuestos bajos. Un paraíso fiscal, vaya.


twitter: @elunicparaiso


2 comentarios:

  1. El replicante del film "Blade Runner" antes de morir dice estas frases:
    "Yo he visto cosas que no creeríais.
    Atacar naves en llamas más allá de Orion.
    He visto rayos C brillar en la oscuridad cerca de la puerta de Tannhäuser".

    Yo podré decir algo todavía más espeluznante, mucho más terrible:
    El Secretario General del PSOE, Pedro Sánchez, aceptó que sus concejales en el Ayuntamiento de Vitoria formasen una mayoría junto con el PNV y Bildu para arrebatar la alcaldía al PP.
    Los herederos políticos de los que fueron asesinados por los matarifes a los que blanquea Bildu, estaban dispuestos a sumar sus votos (4) a los del PNV (5) para que Bildu (6) sellase el frente anti PP.

    Con ello, Pedro Sánchez parece querer enviar un mensaje sin par a su militancia, esto es, nos equivocamos en la lucha contra ETA, pues el enemigo era la derecha no ETA.
    Los malos no son los que reían las gracias a los que mataban con un tiro en la nunca a nuestros compañeros, sino los que les velaban en los entierros.
    Nuestros héroes murieron en vano.

    Presos de ETA pidieron el voto para Podemos en las elecciones locales del pasado mes de mayo.
    En la próxima cita electoral lo seguirán pidiendo para Podemos pero añadirán al Partido Socialista.

    El síndrome de Estocolmo que padecen Pedro Sánchez y el Partido Socialista de Euskadi sólo tiene una solución política, y está en las últimas cuatro palabras del citado replicante:

    "Es hora de morir".

    ResponderEliminar

  2. Finalmente el Partido Socialista de Euskadi no ha votado con el PNV y Bildu para desalojar del Ayuntamiento de Vitoria al candidato del PP.
    Sus votos han sido en blanco.

    El motivo no ha sido arrepentimiento, sino que el PNV ha roto el pacto global que mantenía con el PSE al no apoyar al candidato socialista en otro municipio (Andoain).

    Resultado final: Bildu se queda con Andoain, el PNV con el bastón de mando en Vitoria, y el PSE con la infamia de haber aceptado un pacto con el PNV que necesitaba el refrendo de Bildu para conseguir su objetivo, esto es, echar al PP de la alcaldía vitoriana.

    Sánchez, se ha hecho justicia.
    Democrática o divina.
    La que más le disguste.

    ResponderEliminar