sábado, 25 de mayo de 2013

El 15-M grita ¡Pedrooo!


  
            Ante la crisis política y económica que vive el país resulta obvia mi alternativa al régimen vigente: el desarme impositivo de una Comunidad Autónoma cualquiera haría que el país entero se convirtiese en un paraíso fiscal de forma irremediable por mimetismo del resto de territorios, ¿o acaso se imaginan que Murcia sea un espacio libre de impuestos y la Comunidad Valenciana no?
            Semejante proceso conllevaría la muerte del caníbal, del Estado caníbal, por inanición presupuestaria.

            Pero como el catecismo nos enseñó, además del paraíso existe el purgatorio, que en términos políticos debe significar la democracia según Dº Antonio García Trevijano, un Estado peor que el actual o el 15-M.

            El 15-M. ¿Pero qué es el 15-M? porque para saber lo que es la democracia según Dº Antonio sólo hay que leerle, y para descubrir lo fácil que se puede alcanzar un Estado pésimo sólo hay que estar atentos a las propuestas de los blogs más famosos de Derecho y del revés.

            Pero insisto, ¿y el 15-M?, ¿el autodenominado “Movimiento 15-M”?

            En tanto movimiento debiera ser revolucionario, pues lo es toda tentativa de mover la realidad hacia su(s) estado(s) posible(s), que diría el difunto sociólogo Jesús Ibáñez.
            Revolucionario sí, pero tanto como cualquier estrategia que intente provocar cambios, ya provenga del este o del oeste, si se me permite la expresión, porque ya no soporto ni un día más el tostón de derecha e izquierda.

             Por tanto, la denotación de revolucionario no es suficiente, y después de semanas intentando descubrir su signo distintivo lo único que consigo sacar en claro es una cosa y media.

            La media es que algunos de sus integrantes pretenden crear un frente amplio que represente a los “indignados” y a partidos del oeste para presentarse a las elecciones, al estilo del Movimiento Cinco Estrellas (M5S) que lidera el cómico Beppe Grillo en Italia, y que resultó ser el partido más votado en los pasados comicios legislativos de aquél país.  

            La entera es el siguiente lema que aparece en las camisetas y en las pancartas de la muchachada:

Juventud sin futuro.

Sin casa.
Sin curro.
Sin pensión.

Sin miedo –concluyen-.

            Teniendo en cuenta lo anterior, el 15-M sólo necesita a Pedro Almodóvar para conseguir ser el partido más votado en los futuros comicios legislativos. 
            Y una vez instalados sus líderes en el Poder éstos se pondrían manos a la obra para   obtener “casa”, “curro” y “pensión” del Estado, pues si se lo pidiesen a familiares y/o amigos es seguro que no se manifestarían en la calle, ni tendrían necesidad de presentar una candidatura encabezada por Dº Pedro Almodóvar a las próximas elecciones al Parlamento con el único fin de ser el partido más votado.

            Sus pretensiones coinciden con las de casi todos cuando soñamos, esto es, alguien que nos garantice la total seguridad respecto a un digno nivel de vida, pase lo que pase, por los decenios de los decenios.  

            Ese alguien podría ser cualquiera, por ejemplo los viernes la ONCE y su famoso sorteo del “cuponazo” (¡qué éxito de ventas!) personifican de manera “cumbre” la idea del salvador.
            Pero el “cuponazo”, en el mejor de los casos, sólo premia a un individuo cada semana, y debemos procurar ser solidarios y democráticos, sobre todo por nosotros mismos, es decir, queremos que toque a todos o a la mayoría para que me toque a mí.
            Por eso se necesita un “cuponazo” diario y universal, y hoy por hoy no se les ocurre otro que pueda garantizarle que el Estado, el Príncipe Azul de todo cuento con final feliz.  

            En resumen, el 15-M es un movimiento revolucionario, valga la redundancia, que busca hacerse con el Poder a la manera de Beppe Grillo en Italia para mover la realidad hacia su estado posible, donde la realidad posible para ellos es un Estado aún más grande que el actual porque el que disfrutamos no nos proporciona ni casa, ni curro ni pensión.

            "¿Y para eso he estado leyendo hasta aquí?" –me preguntarán ustedes-.
            Les he dicho que había conseguido sacar en claro una cosa y media no que lo encontrado fuera a ser una novedad.

            No obstante, lo fundamental es saber si el Estado puede darles lo que piden. 

            Teóricamente sí.

            Las casas podrían salir de los casi infinitos inmuebles que acumula el “banco malo”, el trabajo de la contratación de más empleo público y las pensiones…, las pensiones no voy a decir de dónde saldrían no vaya a ser que se enfaden conmigo. Además, ya se lo imaginan.

            Sin embargo, resulta evidente que no podrá hacerlo. Aunque lo intente. 

         Y en esa dicotomía se encuentra el 15-M: la posibilidad teórica y la imposibilidad práctica.
            Por un lado, la eventualidad teórica convierte al movimiento en una fe, la fe en el Estado como Dios terrenal, por encima de cualquier prueba en contrario.
          Por el otro, la agitación provocada por sus deseos de cambio termina en el callejón sin salida de una realidad igual de calma que al principio.

            Del movimiento revolucionario a la quietud del inmovilismo.

            Todo queda en un gran NO, de los que tanto gozaba Agustín García Calvo.

            ¿Movimiento 15-M? Muy divertidos los escraches, sin miedo, pero que pase el siguiente.


twitter: @elunicparaiso


8 comentarios:

  1. Jorge, permíteme participar con una cita de Ángel López-Amo. Viene muy bien para el tema de esta entrada: Ya no puede haber verdaderas revoluciones porque no hay aristocracias que sepan hacerlas. Un abrazo, Jerónimo

    ResponderEliminar
  2. Profesor, siempre con la cita justa.
    Cuando interviene en el blog con algún comentario los artículos ganan.
    Un abrazo fuerte y estamos atentos a sus intervenciones.

    ResponderEliminar
  3. Sin duda, Jorge. El 15-M no es sino el fiel reflejo del "hombre-masa" que describiera Ortega: "el señorito satisfecho" que gusta de tener apetitos y derechos, pero nunca obligaciones; el hombre sin la nobleza que obliga...

    ResponderEliminar
  4. Me pregunto si lo saben, querido Rafael. Y si quieren saberlo.
    Me pregunto también de quién es la culpa.
    Y sobre todo si se puede dejar de serlo.
    Un abrazo y muchas gracias.
    Te seguimos.

    ResponderEliminar
  5. Tengo la suerte de vivir en el centro de Madrid, que también es una desgracia para otras cosas como soportar los partys permanentes de las viejas momias sindicales y los diversos happening tipo 15M. Un día transitando por necesidad entre esa cochambre intelectual, mental y estética, me encontré a un poli vecino disfrazado de revolucionario trabajando en el asunto. Más o menos me contó lo siguiente:

    "Los que mueven esto son tipos que viven de la subvención pública, ONG´s, asociaciones culturales de todo tipo, y otros aspirantes a vivir de lo mismo, que están viendo que se les recorta el cuento. Los conocemos a todos. Luego hay un montón de atontados, lo normal y entre ellos algunos individuos que lo que les pone es la violencia sin más y que salen en todos los saraos a ver si la montamos. También los conocemos a todos"

    El Estado, generando su propia contestación con apariencia radical y buscando la adhesion mediante el miedo a lo que hay tras lo que él representa. Juego vertiginoso.

    ResponderEliminar
  6. Dº Pedro, muchas gracias por su comentario.
    Resulta muy interesante.
    Desde luego las alternativas más visibles dan la impresión de ser peores que el régimen en vigor.
    Los datos que nos aporta ofrecen una explicación plausible del porqué.
    Desde este blog tratamos de construir un espacio contra un Estado que hace tiempo enloqueció (de veras que su juego es vertiginoso) y al que califico de caníbal.
    Le invito a seguir participando con sus opiniones a tal fin.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  7. Se suelen confundir estos movimientos "contestarios" con movimientos sociales, pero opino que no son otra cosa que la expresión caníbal de los estratos más bajos del clientelismo estatal, intentando defender, sostener y ampliar "sus derechos" a la economía subvencionada, que predica el Estado del Bienestar como todo horizonte de salvación.

    ResponderEliminar
  8. Pero siguen siendo movimientos sociales.
    Por el hecho de no estar de acuerdo con ellos no dejan de ser movimientos sociales.
    Egoístas, mal orientados, equivocados, pero movimientos o tendencias sociales creo que sí lo son.
    Es lo que hay.
    Un saludo.

    ResponderEliminar