martes, 29 de mayo de 2012

De Gibraltar a Shenzhen.


   
     En un debate radiofónico con motivo de las recientes tensiones entre España y Gibraltar el eminente profesor Dº Miguel Anxo Bastos, de la Universidad de Santiago de Compostela, me hizo saber que la solución que propongo para el "contencioso del Peñón de Gibraltar" (la transformación del Campo de Gibraltar en un paraíso fiscal), no era nada nuevo, pero que el éxito de la medida estaba probado.
     "Tienes que conocer la experiencia de Shenzhen en China", -me apuntó-.
     Gracias a sus conocimientos pude informarme que este antiguo puerto de pescadores de la provincia de Cantón, se convirtió hace algo más de treinta años (1979-80) en una de las cuatro primeras "zonas económicas especiales" creadas por el máximo dirigente chino Deng Xiaoping, el "comunista-capitalista".

     De manera muy breve podemos definir las "zonas económicas especiales" de Deng como territorios de libre comercio con nula fiscalidad para las inversiones foráneas.
     El resultado del experimento ha sido la emergencia de gigantescas estructuras industriales orientadas a la exportación. Actualmente las 54 "áreas especiales" suponen el 30% de todas las exportaciones del país.
     Es decir, la ausencia de tributación no ha provocado que estos espacios se hayan convertido en centros de blanqueo de actividades ilícitas, sino todo lo contrario. 
     De hecho, China ingresó el 11 de Diciembre de 2001 en la Organización Mundial de Comercio (OMC), lo que obliga a la transparencia en sus regímenes de comercio e inversiones, por lo que los territorios especiales deben acatar las normas internacionales de comercio que el país se comprometió a cumplir cuando se incorporó a la OMC.
   
     La elección de Shenzhen fue debida esencialmente a la cercanía con Hong-Kong (su proximidad llega al punto de que la calle Zhongying divide los dos territorios, una acera de la avenida pertenece a Shenzhen y la otra a Hong-Kong), pues su finalidad no era otra que integrar sin tensiones a la antigua colonia británica en la República China utilizando sus mismas armas, que no eran otras que libertad económica e impuestos mínimos.
     El éxito de la fórmula de Deng ha sido tal que la "zona económica especial" de Shenzhen ha fagocitado en tres décadas al paraíso fiscal de Hong-Kong, sin que se produzca roce alguno entre los dos territorios gracias al respeto mutuo y a la complementariedad de sus actividades de forma natural (más industrial Shenzhen, más financiera Hong-Kong, aunque Shenzhen cuenta con un pujante mercado bursátil propio).
     Lo ocurrido se podía augurar por el mayor tamaño de Shenzhen, pues dadas las mismas condiciones para la inversión, la mayor superficie de la "zona económica" china jugaba a favor de ésta.
    
    Llegados hasta aquí extraigamos las consecuencias de lo ocurrido en este espacio en aras a la solución del dizque "contencioso del Peñón de Gibraltar".

     En primer lugar, ni la existencia de España como Estado, ni de la Unión Europea como organización política, constituyen obstáculos jurídicos para convertir el Campo de Gibraltar en paraíso fiscal, véase la entrada de este blog titulada "Deconstruyendo el Estado. Práctica del paraíso fiscal I".

     Precisamente la idea matriz de China para crear la "zona económica especial" de Shenzhen fue "una economía, dos sistemas", por tanto, puede convivir un paraíso fiscal como podría ser el Campo de Gibraltar dentro de entidades políticas nacionales o supranacionales.
     Que el padre del concepto fuese Deng Xiaoping nos permite pronosticar que el apoyo de la izquierda política y sindical está garantizado.
     En cuanto a la derecha política tampoco surgirían problemas, pues las "zonas especiales" son el punto central de la canciller alemana Merkel para reactivar la economía de los países periféricos (ver Der Spiegel, 25 de Mayo de 2012). Por cierto, noticia inadvertida para los medios de comunicación españoles, no vaya a ser que nos tengamos que poner a trabajar.

     Por último, aunque sea lo realmente importante, unos datos actualizados de geografía humana nos permitirán comprender que el partido está ganado si se juega en los términos que proponemos, esto es, Campo de Gibraltar paraíso fiscal frente al Peñón de Gibraltar. Vean. 

       Hong-Kong. Superficie: 1.108 km2. Habitantes: 7 millones.
       Shenzhen. Superficie: 2.020 km2. Habitantes: más de 8 millones. 
     Resultado: el antiguo pueblo de pescadores ha convertido a la megalópolis ex-británica en su "patio trasero" gracias a su mayor extensión. 

      Gibraltar. Superficie: 7 km2. Habitantes: 30.000, siendo generosos.
      Campo de Gibraltar. Superficie: 1.528 km2. Habitantes: 265.000, uno arriba uno abajo.
      La goleada no necesita reseña, pues si Shenzhen ha podido superar el poderío económico-financiero de los 1.108 km2 de Hong-Kong en treinta años, ¿qué resistencia podrían oponer los 7 km2 del Peñón al Campo gibraltareño?.

      Sin embargo, la victoria no dejaría un regusto amargo al derrotado, pues no se disputa un juego de suma 0 (lo que uno gana el otro lo pierde), dado que el Peñón de Gibraltar seguiría siendo el territorio británico más próspero y estable, con uno de los mayores índices de calidad de vida y niveles de seguridad del mundo..., hasta que voluntariamente decidiese pasar a ser el territorio ESPAÑOL más próspero y estable..., después del Campo de Gibraltar.

     Gibraltar no es un problema. Es el testimonio del fracaso de la clase política española para abordar de manera creativa un contencioso cuya forma de tratarlo lo ha convertido en anacrónico, pues casos similares otros países (véase China) ya los finiquitaron de manera harto eficiente hace décadas.

      Es hora de cambiar de consigna.

     Abandonemos el "Gibraltar español" por el "Campo de Gibraltar, paraíso fiscal".

     Y es que el único paraíso es el fiscal.


twitter: @elunicparaiso

18 comentarios:

  1. Ahora es cuando «lo saben los chinos» cobra su auténtico significado. Nos sigue sorprendiendo su contra-intuitividad y nos sigue abriendo el campo, gran ayuda para salir de las conversaciones mediáticas covacheras. Gracias.

    ResponderEliminar
  2. Aplaudo la calificación "conversaciones mediáticas covacheras". Son de risa.
    Aunque para hazmerreír la actuación del Ministro de Exteriores español hablando en Londres sobre Gibraltar mientras su homónimo se desternilla cuando le dio con la puerta en las narices. En fin, de vergüenza.
    Un abrazo fraternal.

    ResponderEliminar
  3. No creo que entre toda la clase política española junten mas de dos neuronas para abordar los problemas de España de manera creativa. Ni siquiera hay ganas. Ni valentía. Hay demasiado miedo a innovar y la educación recibida no invita tampoco a la Asunción de riesgos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sin duda la inteligencia de nuestros políticos brilla por su ausencia. Tampoco la audacia les estorba. Pero quizás estamos reuniendo una bitácora llena de buenas ideas que nos ayudará a navegar en el futuro. Esa debe ser nuestra esperanza.

      Eliminar
  4. Al final, pero no sé cuando, los gobiernos terminarán tomando esta medida como una de las mejores para salir de la crisis. La cuestión es cuánto tiempo tardarán en darse cuenta. Espero que la ciudad de EUROVEGAS si finalmente se instala en Madrid, sirva para abrir un poco la mente y permita a los políticos decir eso de: "hagan juego señores".

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nada me puede procurar más satisfacción que nuevos simpatizantes se animen a intervenir, a participar. Es la única prueba de que esto os ayuda, os gusta, os sirve.
      Que GRUPOGIE esté seguro de que el paraíso fiscal será una realidad en el Campo de Gibraltar y que constituirá un gran paso para salir de la crisis me parece una gran noticia. Ni qué decir tiene que yo también lo creo.
      Pero si lo dice GRUPOGIE es que yo no estoy loco.

      Eliminar
  5. Es tan evidente que la solución al problema de Gibraltar sería copiarles el modelo económico y hacerlo extensivo a todo el campo de Gibraltar que, me temo, no se hará nunca. Y es que el verdadero problema no es Gibraltar, el auténtico problema reside en que al gobierno de turno, sea este quien sea, Gibraltar le importa un bledo. Sí, de vez en cuando alguien se siente ultrajado y hace rimbombantes declaraciones. Y ya... hasta la próxima.

    ResponderEliminar
  6. Leerio, le doy la bienvenida.
    Me parece increíble que resulte tan evidente que el problema tiene una solución concreta.
    Gracias a su comentario me voy a animar y voy a mandar el post a los Ayuntamientos del Campo de Gibraltar.
    Hace unos años hubo algún alcalde en aquélla zona, al menos uno, que si hubiera caído en la cuenta hubiese promovido la solución. Seguro.
    Pero parece que en aquel momento la evidencia se nubló.
    Les animo a todos a difundir la idea para que no caiga en el saco roto que augura Leerio.
    Quedo a la espera de sus nuevos comentarios.

    ResponderEliminar
  7. Un paraíso fiscal y tributación voluntaria.

    Genial.

    Que sería de este país sin el hablar por hablar y el toreo de salón.

    A veces no me extraña tanto dónde estamos como que todavía estemos.

    ResponderEliminar
  8. Gracias Dº Alfredo.
    Lo cierto es que ni la tributación voluntaria ni las zonas libres de impuestos son novedades históricas.
    Sin embargo, la rutina de una clase política populachera, inculta y usufructuaria del Estado caníbal impide que la imaginación política se emplee en beneficio de los ciudadanos.
    Pero llegará el momento.
    Debemos luchar por ello.
    Aprovecho para informarle que terminaré los trabajos sobre tributación voluntaria con una nueva entrada en los próximos días.
    Le agradezco sinceramente su participación.

    ResponderEliminar
  9. Creo que la tributación voluntaria debe ser extendida a toda España y a todo tipo de figura impositiva. Total, para qué nos sirve eso que llamamos España. Con lo bien que vivíamos apedreándonos entre una peña y la vecina por dos docenas de cabras y un pasto en la ribera de un ramblizo...

    ResponderEliminar
  10. Bravo, bravo..... muy bonito estudio, pero de verdad crees que eso fue lo único que pasó? Te falta el contexto histórico. Detrás de Shenzhen se encontraba el poderoso estado chino. Si hubiera estado el anterior decrepito estado chino (estado imperial chino), Inglaterra hubiera hecho lo que hizo en siglos pasados.... enviar a la Navy para arrasar esa zona y así Hong Kong no hubiera tenido competencia posible. Lo han hecho siempre y así construyeron su imperio... La India, Sudafrica y los boers, las 13 colonias,..... Primero mandan a sus "comerciantes", cuando estos no pueden competir con el comercio local, envían a la Navy a arrasarlo todo, cuando lo han hecho, entonces comercian e imponen sus leyes.... así ha sido siempre, basta con echar un vistazo a los libros de historia y mas concretamente a sus compañias de indias. NO solo fue la creación de ese paraiso fiscal vecino de Hong Kong, sino que sabian prefectamente que si iban a hacer lo que hacian antaño esta vez, se iban a enfrentar a un poderosisimo estado chino que cuenta, con la mayor infanteria del mundo, la mayor aviacion del mundo (en cuant a efectivos), una flota modrna capaz de enfrentarse de tu a tu a la Royal Navy, un arsenal atomico terrorifico, la determinación de toda china (sin fisuras y quintacolumnistas por detras)por expulsar a los ingleses de la colonia y sobretodo tener al "general distancia" (uno de los dos generales que acabo con Hitler en Rusia por jemplo) en contra de ellos y a favor de los chinos. Si estos factores no hubieran estado al lado de los chinos, pueden estar seguros de que la Royal Navy se habria presentado bajo cualquier excusa y habrai arrasado con todo. La historia esta para aprender y si algo se aprende de los hijos de Drake y Nelson es que solo conocen y reaccionan ante una cosa: la fuerza. Sólo siendo mas fuertes que ellos se consigue que te respeten (y por tanto te odien): Es triste pero asi es, Hay estan los ejemplos de las 13 colonias, o el de la india ( que a pesar de no declararse ninguna guerra independentista, corrió la sangre en abundancia), los boers,.... Sólo con la fuerza o viendo ellos que ers mas fuerte que ellos, es triste, pero así, lo llevan en su adn social y como pueblo.Tendriamos que remontarnos a los siglos oscuros (cuando fue abandonada a su suerte por Roma en el siglo IV), la edad oscura...... habia que matar o sobrevivir y lo poco que se conseguia tener, era preferible morir antes que dejar que te lo robaro algún sajón o anglo....... pero en fin eso, es otra historia. saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso... y que la colonia ya estaba previsto que pasase a ser territorio chino para cuando lo hizo...
      Y para la Navy hubiese sido difícil justificar pretender mantener el control en un entorno de paz y control mundial de los abusos de las potencias. Así que sólo le quedaba una retirada honorable, que hizo modélicamente, en mi opinión... dejando la ciudad (Hong Kong) más democrática de la zona... y un pequeño pinchazo de referencia para todas las demás. Pero eso es otra historia.

      Eliminar
    2. Siento no haber podido contestar antes a Dº Carlos y a Dº Pedro.
      Agradezco mucho sus comentarios.
      Tienen razón cuando mencionan que falta el contexto histórico en al artículo.

      Pero se trata de una provocación.
      Una provocación a una clase política que, digámoslo claramente, no está dispuesta a arriesgar nada para que el Peñón de Gibraltar vuelva a la soberanía de España.

      Para recuperar el Peñón hay que ofrecer algo atractivo a los llanitos y a los españoles.
      Y enfadar mucho a Gran Bretaña.

      Y eso pasa por convertir el Campo de Gibraltar en un paraíso fiscal.
      China nos da la pauta.

      La clase política española salida de la transición jamás lo hará.

      La comparecencia de Ministro de Exteriores español el 3 de Septiembre del presente ante el Congreso de los Diputados apelando a la amistad con Londres corrobora todo lo anterior.

      P.D.: En verano un comentarista me preguntó por qué no convertir toda España en un paraíso fiscal. Por qué aplicar sólo éste régimen jurídico en el Campo de Gibraltar.

      Soy partidario de que toda España se convierta en un paraíso fiscal no sólo por una cuestión económica, sino fundamentalmente como forma de preservar una vida digna en un mundo de Estados caníbales.
      Ahora bien, creo en la competencia entre territorios. O lo que es igual, si un espacio o región quiere seguir conservando sus altos impuestos, que lo haga.
      Intervenciones estatales, las mínimas, excepcionales.
      En el Campo de Gibraltar sí.
      Y en las comarcas aragonesas y valencianas que lindan con Cataluña también, y cuanto antes.

      Pero esa también es otra historia.

      Eliminar
    3. Me encantan estos planteamientos. Alguna vez había pensado que el tema de Gibraltar se cancelaba con lo que tu propones, pero no lo había concretado como tu lo has hecho.
      Y desde luego, la sugerencia de que el asunto catalán se disolvería aplicando a fondo la competencia en su entorno, me parece genial.
      Lo cierto y verdad es que muchos problemas que soportamos los españoles, no son más que consecuencia de las maquinaciones que los enemigos de la libre competencia introducen permanentemente para fortalecer el poder político.
      Saludos.

      Eliminar
    4. Gracias Pedro. Su entusiasmo me halaga.
      Si Cataluña tiene una posibilidad de ser independiente es convirtiéndose en paraíso fiscal.
      Si toman el camino de la declaración unilateral de independencia y la UE no les admite en el club, su camino inevitable es la conversión en paraíso fiscal.
      Mi opinión es que eso es lo que realmente pretenden.
      Un fuerte abrazo.

      Eliminar
  11. China abre el 1 de Octubre de 2013 una zona de libre comercio en Shanghái.
    http://cincodias.com/cincodias/2013/09/29/mercados/1380481207_928524.html

    Y la clase política española reclamando la soberanía del Peñón al Reino Unido.
    Patético si no fuera trágico.

    Pronto el Campo de Gibraltar se convertirá en un próspero paraíso fiscal.
    Y con ello se pondrá punto final al contencioso del Peñón.

    ResponderEliminar
  12. Que el actual Ministro de Asuntos Exteriores de España, señor Margallo, pidiese en 1978 que Ceuta y Melilla se convirtieran en un paraíso fiscal me reconcilia con la inteligencia política.
    http://www.publico.es/espana/469211/margallo-pidio-que-melilla-fuese-el-paraiso-fiscal-que-denuncia-en-gibraltar

    ResponderEliminar