viernes, 30 de diciembre de 2011

¿Y si el Estado no pagara su deuda?

  Las medidas adoptadas en el Consejo de Ministros del GabineteRajoy de ayer 30 de Diciembre refrendan lo obvio por lo que respecta al capítulo de ingresos: suben los tipos del impuesto sobre la renta de las personas físicas (IRPF) y se grava todavía más la propiedad a través de incrementos en el Impuesto sobre Bienes Inmuebles (IBI). "Recargo complementario de solidaridad" denominan a este aumento de los impuestos directos.    
  
       Los tipos máximos del IRPF ya están en el 51%.
     El Estado tiene un sueño: establecer tipos del 100% sobre la renta de las personas físicas y devolver a los contribuyentes aquello que considere necesario para que puedan seguir trabajando. Que lo realice  depende de que logremos impedirlo.

     En cuanto a la propiedad inmobiliaria se han tomado dos medidas complementarias.
     La primera prorrogar el IVA superreducido (4%) a la adquisición de viviendas y la segunda recuperar la desgravación por compra de vivienda habitual.
    De conformidad con los criterios establecidos por el famoso consultor al que hice referencia en la anterior entrada, el Estado promueve con estas bonificaciones la inversión privada en inmuebles..., para que más tarde pueda esquilmar a los compradores al ser el único hecho imponible que no puede escapar a la imposición. Además, facilita que los bancos vayan soltando lastre.

   El objetivo declarado de las medidas es la reducción del déficit que alcanza ya el 8%.
  El déficit, sea cual sea, se tiene que cubrir con deuda, y si no se ajusta el déficit no nos prestarán,  se afirma.
  Y si no nos prestan, tendremos que suspender pagos.

  La pregunta es qué gastos cubrimos con la deuda o para qué queremos que nos presten.
 El usufructuario de los préstamos no son los ciudadanos creadores de riqueza, pues éstos lo único que reciben son "recargos complementarios de solidaridad".
  Por tanto, la deuda es para financiar al aparato que conforma el Estado y sus clientelas.

     Por ello, una posibilidad teórica que tendría España para salir de la crisis sería no pagar las deudas del Estado, con el efecto de favorecer tanto el ahorro como el consumo privado. Y aprovechar la infraestructura ya disponible para convertirnos en un "paraíso fiscal" viable económicamente. Esa sería una alternativa nacional que podría acabar con la crisis y con este Estado manirroto, valga la redundancia. 

    ¿Es un irresponsable quien plantee que el Estado no pague sus deudas?

   Para empezar digamos que una condición necesaria de todo Imperio es no abonar las deudas. Otra querer serlo.
  ¿Pagamos nosotros a los amerindios años ha?, ¿lo hicieron los británicos con los indios?, ¿quizás los estadounidenses?
   Es más, ¿algún Estado ajeno a cualquier destino imperial pagó alguna vez las deudas que no quiso?
   Preguntar esto es infantil, según Dº José Sócrates, ex-primer ministro portugués, pues "pagar la deuda pública es una idea propia de un niño", según pronunció en una conferencia en París, el 7 de Diciembre de 2011.

    Por tanto, parece que la Historia nos demuestra que los Estados no pagaron siempre ni pagarán nunca la totalidad de sus deudas. En el mejor de los casos se limitan a cubrir el servicio de la deuda de los acreedores que consideran oportuno.

    No obstante, en el caso de que los Estados actuales no pagasen sus empréstitos, quienes se arruinarían de forma irremediable serían todos los ciudadanos que tienen sus ahorros en los bancos, pues al ser las entidades financieras de todo tipo y condición las principales tenedoras de la deuda pública, una quiebra del Estado supondría una quiebra bancaria y con ello la ruina de los depositantes.

    El Estado caníbal lo es precisamente porque la separación entre público y privado ha desaparecido.
    Lejos quedan los tiempos en que el quebranto del patrimonio del monarca no afectaba a la economía del reino.
    Hoy el impago de la deuda del Estado antropófago elevaría su canibalismo al cubo.

    twitter @elunicparaiso





3 comentarios:

  1. Resumiendo el asunto de la desgravación por vivienda habitual y la subida del ibi: utilizar una zanahoria con un burro para meterle en el redil y poder mangonearle sin posibilidad de fuga.

    Y con respecto a la deuda publica, yo aun diría más: ¿Pagará Cataluña algún día su deuda con el resto de España? Creo que no...

    Abrazos.

    ResponderEliminar
  2. Soy tu seguidor ! No conozco a nadie que hable y se exprese mejor !
    Verdades como puños !!! Quiero ser tu Manager !! A la mierda el Estado !

    Un abrazo

    Your Manager!

    ResponderEliminar
  3. Vaya, vaya con el recadito. Estoy flipando con el blogger este...Si ya tenía claro lo de irme a vivir a la Argentina (único país, junto con Cuba, que Cesce no asegura porque no le da la gana pagar sus deudas), después de leer esto sé que me iría al próximo imperio...

    ResponderEliminar