sábado, 25 de agosto de 2012

De "El hombre que mató a Liberty Valance" al "Caballero Oscuro" o cuando la aristocracia salva a la democracia.




            Considero la saga de películas sobre el superhéroe Batman dirigida por Christopher Nolan, y en especial la titulada “El Caballero Oscuro”, un acontecimiento cultural histórico.
           En ella se reivindica la aristocracia, el eterno, por necesario, “áristos”, es decir, al excelente, al mejor.
           Pero el motivo de que la filmografía del director inglés sobre el clásico superhéroe alcance categoría histórica se debe a que prefigura una aristocracia nueva, la única posible en un sistema político regido por las leyes de la democracia, que el Poder estaría encantado de que se generalizase como forma de salir del marasmo en el que nos encontramos.

            La fe en los sistemas democráticos se basa en la glorificación de la soberanía de la voluntad popular, la cual delega periódicamente su omnipotencia en una clase política que ejerce la función de gobernar.
            Las consecuencias de la delegación de la soberanía es que los representantes de ésta se convierten en apoderados plenipotenciarios, en soberanos temporales porque actúan en nombre de la totalidad, y por tanto ningún interés particular se podrá alzar contra ellos, los guardianes del bienestar del conjunto.
           
         ¿Consideran irracional, a la luz de los hechos cotidianos, el argumento de que pueda existir una voluntad general que además sea soberana, es decir, última instancia decisora, aunque sea por mediación de sus representantes?. Me permito recordarles que el dogma de la infalibilidad de los monarcas fue uno de los basamentos de la legitimidad monárquica durante siglos, por lo que está probado que los dogmas no sucumben porque estén ayunos de razón.
           Y la soberanía de la voluntad popular es un dogma de los sistemas políticos donde el Poder se atribuye por medio de la elección popular, que cualquier grupo o facción que alcance el Gobierno debe comprometerse a cumplir..., aunque no sea posible.

            Ahora bien, la inescrutable voluntad general rousseauniana no puede ser representada, constituyendo éste dilema el nudo gordiano del malestar de las estructuras de poder constituidas por sufragio universal, pues ofrecen lo que no tienen, es decir, representatividad, ¿o acaso puede ser representado algo que se desconoce qué es?. No obstante, la mayor o menor legitimación de un sistema político no es nuestro problema hoy.

            Lo que sí nos interesa destacar es que ante el dogma de la soberanía popular no cabe aristocracia de ningún tipo, pues ésta no puede sustituir al Gobierno elegido por la voluntad general. Perfecto.

            Sin embargo, las democracias de masas necesitan la intervención decisiva del “áristos” al que nadie ha llamado ni elegido, aunque tenga que permanecer oculto porque la creencia en la soberanía de la voluntad general así lo demanda.

           La necesidad en democracia del “áristos”, del excelente que se impone por su mera virtud; y su imprescindible anonimato lo testimonian dos películas, “El Caballero Oscuro” de Christopher Nolan, y uno de sus precedentes, “El hombre que mató a Liberty Valance”.

          John Wayne salva a la ciudad dos veces. Cuando mata al tirano Lee Marvin, pero también cuando impide que éste se autoproclame representante del pueblo, en contra de la asamblea local.  
           Es el aristócrata pistolero el que garantiza la pureza de la elección popular, y es el mismo aristócrata pistolero el que permite que la violencia ilegítima no acabe con la vida del representante elegido.  

            El precio del “áristos” es terrible: el silencio, la muerte civil, la aceptación de la mentira..., y todo ese sacrificio, ¡válgame Dios!, para que el mito de la soberanía, de la omnipotencia de la voluntad general permanezca impoluto.   

      Así, el “Caballero Oscuro” de Christopher Nolan se inmola para que el malvado, el asesino representante de la voluntad popular siga conservando la aureola de líder beatífico que salva a la ciudad del Mal.
            Curioso.

           Es obvio que el político asesino no puede representar los intereses de un pueblo digno, que el pueblo se equivocó al elegirlo y que sólo el héroe, el caballero aristócrata, es el que protege a la ciudad, pero esto debe ser mantenido oculto para que los ciudadanos sigan creyendo en la sabiduría de sus elecciones, en sus representantes y en su sistema. 
            Desasosegante además de curioso.

            Una de las virtudes de la aristocracia era su ejemplaridad pública. Ya no. El héroe, el aristócrata por excelencia, tiene que ser un caballero inevitablemente oscuro en aras a garantizar la continuidad de un principio, la soberanía de la voluntad general, obsoleto, incapaz de sobrevivir por sí mismo, necesitado de la ayuda de aquello que lo desmiente: el "áristos" privado, desconocido, inelegible.

            La legitimidad monárquica cayó cuando la infalibilidad de los reyes quedó desnuda.
         La legitimidad de las democracias basadas en el mito de la voluntad general será destruida en cuanto su ajado edificio ideológico deje de ser sostenido por Caballeros Oscuros.   

         Antes de que la ausencia de legitimidad de los vigentes sistemas políticos de nuestro entorno sea campo abonado para el infantilismo de los revoltosos, necesitamos que la “áristos” demuestre que lo perentorio no es salvar el prestigio de un mito exangüe, sino dejar en evidencia la superioridad de un sistema político donde la voluntad general no sea la excusa de la tiranía, de la iniquidad. Demostrar, en fin, la necesidad de sistemas políticos contra la soberanía de la voluntad general, la necesidad de Gobiernos Limitados.  

            Tarea apta sólo para héroes, quizás el Batman IV de Christopher Nolan.     

  twitter: @elunicparaiso





lunes, 6 de agosto de 2012

Mario Draghi, Presidente de Europa por decisión de EE.UU.




            Suceso 1.
            El lunes 23 de Julio del presente, la agencia de calificación de riesgos, por supuesto norteamericana, Moody´s, puso en perspectiva negativa para una posible rebaja la máxima calificación que viene otorgando a la deuda soberana de, entre otros países, Alemania, a pesar de que ésta se viene financiando a intereses cercanos a cero e incluso negativos. 
            Lo mismo hizo cuarenta y ocho horas más tarde respecto a diecisiete grupos bancarios alemanes.

            “No habrá ninguna subida de intereses, así que me iré de vacaciones tranquilo, ya que los mercados no se toman tan en serio a las agencias de calificación” declaró el Ministro de Finanzas alemán, Wolfgang Schäuble, al medio “Die Welt am Sonntag” en entrevista publicada seis días después de conocer las intenciones de Moody´s.


            Suceso 2.
          El Secretario del Tesoro de EE.UU., Timothy Geithner, manifestó el 25 de Julio en una comparecencia ante el Congreso que la crisis de la zona euro presenta “el mayor riesgo” para la economía estadounidense.
            Entre las medidas que se deben adoptar con carácter inmediato reclamó un fortalecimiento de la estabilidad del sistema bancario y una reducción de los tipos de interés de la deuda soberana en los países que están llevando a cabo las reformas.

            No obstante, el Ministro de Finanzas alemán manifiesta en la entrevista ya citada al diario “Die Welt am Sonntag”, “que las altas cotas que han alcanzado los intereses son dolorosas y han creado una enorme incertidumbre, pero no es el fin del mundo pagar un porcentaje mayor en las subastas de deuda. Las necesidades de financiación de España a corto plazo no son tan altas”.


            Suceso 3.
            El mismo 25 de Julio el Gobernador del Banco de Austria, Edwald Nowotny, sugiere la posibilidad de otorgar licencia bancaria al Mecanismo Europeo de Estabilidad (MEDE) para que el Banco Central Europeo, respetando sus Estatutos, le pueda dotar de fondos de manera ilimitada al objeto de adquirir deuda soberana de países periféricos.


            Suceso 4.       
            El 26 de Julio, en Londres, el Presidente del Banco Central Europeo (BCE), Mario Draghi, declara que el banco que preside "hará todo lo necesario” para salvar a la zona euro, añadiendo además que “será suficiente”, a pesar de que la misma persona había manifestado en una entrevista publicada por el diario “Le Monde” cinco días antes, que “el BCE no está para resolver los problemas financieros de los países”.
             Se esperaba que la reunión del BCE del jueves 2 de Agosto concretase las medidas.
          

            Suceso 5.
            El lunes 30 de Julio, el mismo Secretario estadounidense que identificó al euro como el mayor riesgo para su economía, se reúne por la mañana con el Ministro de Finanzas teutón y por la tarde con el Presidente del BCE.  
           
            Detalles previos a las entrevistas:
            a) Se informa que al término de las mismas no habrá ruedas de prensa.
            b) La reunión con el Ministro alemán se producirá en el lugar de vacaciones de éste.
   

            Suceso 6.
            En su visita relámpago el Secretario del Tesoro norteamericano obvia cualquier contacto con miembro alguno de la Comisión Europea.
            A pesar de ello, ningún portavoz de ésta muestra oposición alguna a la visita del señor Timothy Geithner para tratar sobre la coordinación entre el euro y el dólar con un Ministro de un Estado miembro de la Unión y con un alto funcionario europeo, el Presidente del BCE.


            Suceso 7.  
            Después de la reunión entre el Secretario Geithner y el Ministro Schäuble se publica una foto de la pareja y un comunicado conjunto.

            Del mismo destaca una frase.
            Se dice que la reunión ha consistido en un "INTERCAMBIO ABIERTO DE OPINIONES sobre la economía global, estadounidense y Europa".
            Ni una sola palabra sobre el carácter amistoso de la reunión.

            En cuanto a la entrevista con el señor Draghi el BCE ha rehusado dar información alguna sobre el encuentro. Ni foto, ni comunicado, ni nada. 

           La Comisión Europea también guarda silencio ante esta oración del comunicado germano-norteamericano: "Estados Unidos y Alemania continuarán cooperando estrechamente con sus socios para estabilizar las economías mundiales y europeas".


            Suceso 8.
            Distintos funcionarios y miembros del Gobierno alemán rebajan las expectativas creadas por Draghi respecto a que sus decisiones “serán suficientes” para salvar a la zona euro.
           
            Así, el miércoles 1 de Agosto, un día antes de la reunión del BCE, el Presidente del Bundesbank, Jens Weidmann, declara que se “sobreestima” la capacidad del BCE para hacer frente a al crisis del euro, y el Ministro de Economía Philipp Rösler, se muestra radicalmente en contra a la concesión de ficha bancaria al MEDE, pues no quiere una “unión de inflación sino una unión de estabilidad”, en el mismo sentido que lo declarado por el Ministro Schäuble en distintos ámbitos.


            Suceso 9.
         El mismo miércoles 1 de Agosto, el Defensor del Pueblo Europeo, el griego Nikiforos Diamandouros, anuncia que ha dado curso a una denuncia del mes de Junio de un organismo interno de supervisión de la Unión Europea, el Observatorio Corporativo Europeo, que vigila la actuación de los lobbies, en la que se acusaba a Draghi de conflicto de intereses por carecer de independencia al ser miembro de un foro internacional de financieros del sector público y privado denominado Grupo de los 30.


            Suceso 10.
            Jueves 2 de Agosto. Celebración de la convocatoria del BCE.  
            Resultado: Draghi contra Alemania.


            HECHO 1.
         La Unión Europea y su principal órgano de Gobierno, la Comisión Europea, ha sido fatalmente desacreditada por los EE.UU.

            Las reuniones celebradas entre el Secretario del Tesoro de EE.UU. con el Ministro de Finanzas alemán y con el Presidente del BCE, sin intervención alguna de la Comisión Europea, es lo mismo que si un Comisario Europeo de Asuntos Económicos (el Secretario del Tesoro americano es algo muy parecido a un Comisario de Finanzas europeo) se va a California a hablar con el Gobernador de éste Estado “sobre la economía global, estadounidense y Europa", y con el Presidente de la Reserva Federal americana (un órgano administrativo), ignorando olímpicamente al Presidente de EE.UU. y su Gobierno. 
            Esta auténtica locura diplomática, inimaginable para cualquier Comisario europeo, es lo que acaba de perpetrar un Ministro americano con el silencio, supongo que abochornado, de la Comisión Europea.
      

            HECHO 2.
            La Unión Europea y su principal órgano de Gobierno, la Comisión Europea, ha sido objeto de burla por Alemania.

            La foto del Ministro de Finanzas alemán con el Secretario de Estado norteamericano es una gráfica declaración de intenciones teutona dirigida a Europa entera y sus instituciones: "Por si aún no os habéis dado cuenta, aquí el que manda soy yo, es decir, Alemania, y así me lo reconoce USA reuniéndose conmigo y no con los miembros de la Comisión".   

            El señor Draghi, Presidente del BCE, supo mantener la dignidad del cargo: aceptó la entrevista pero no quiso dejar huellas de la misma en forma de retrato para la posteridad.
            Al fin y a la postre, es un funcionario europeo y sabe que el desprestigio de la Comisión Europea, y con él de toda la Unión, es de tal tamaño después de la visita del Secretario del Tesoro useño, que convenía taparse para no contribuir más a la ruina de Europa como polo autónomo de Poder.


            HECHO 3.
       La actual Administración de EE.UU. ha declarado oficialmente la guerra económica a Alemania con la visita de Geithner a Schäuble (no se desacredita de la manera que se ha hecho a un aliado, a toda la Comisión Europea, si no es para declarar una guerra o alcanzar la paz), con el objetivo de lograr "cambios fundamentales" en LAS POLÍTICAS PRESUPUESTARIAS Y DE DEUDA DE LOS ESTADOS MIEMBROS, CAMBIOS ESTRUCTURALES PARA ESTIMULAR EL CRECIMIENTO Y REFORMAS INSTITUCIONALES EN LA GOBERNANZA ECONÓMICA Y FISCAL DE LA ZONA EURO (recomendaciones de Moody´s a la Unión Europea contenidas en su informe de 30 de Julio). 

            La primera batalla ha sido la puesta en perspectiva negativa de Moody´s (agencia propiedad de, entre otros, Warren Buffett, esto es, americanismo al cubo) a la deuda alemana y a diecisiete de sus bancos.  

            Alemania opina que “los mercados no se toman tan en serio a las agencias de calificación” y que no es tan urgente la reducción de los tipos de interés de la deuda soberana en los países que están llevando a cabo las reformas, (a pesar de que esa reducción fuese lo que reclamó de forma perentoria a la Unión Europea el Secretario del Tesoro de EE.UU., en su declaración ante el Congreso el 25 de Julio).   
            Es decir, los germanos han optado por negar el problema y rehuir el enfrentamiento.

           Pero su despreocupación no ha podido evitar que, en plenas vacaciones, su Ministro de Finanzas haya tenido que asistir a un "INTERCAMBIO ABIERTO DE OPINIONES” con un enviado especial norteamericano. “Intercambio abierto de opiniones” que no es sino una expresión de alta agresividad, de conversación inamistosa, en lenguaje diplomático.
            O lo que es igual, aunque Alemania no quiera la guerra la va a tener..., si no cambia su política económica europea.  
       

             HECHO 4.
           Draghi. Nos queda Draghi, el acusado de conflicto de intereses por la propia Unión Europea a la que tiene que defender.
           
          En su entrevista del 30 de Julio, el Secretario Geithner es más que probable que, en contra de Alemania, le ofreciese todo el apoyo de la Administración Obama para reducir los tipos de interés de la deuda soberana de los países periféricos.
            Y el apoyo lo habría aceptado como garantía de su independencia frente al Poder teutón.
            Con ello “comprará tiempo” (Moody´s, 30 de Julio) hasta ver el resultado de la guerra, esto es, si se producen “cambios fundamentales que estimulen el crecimiento en la zona euro” (gana EE.UU.) o si estalla el euro en su forma actual para adaptarlo a la política económica que diseñe el bloque del Norte (gana Alemania).
             
            Draghi puede convertirse en un Caballero Oscuro, nuestro Caballero Oscuro.

            De momento sólo es el Presidente de Europa por el “dedazo” de EE.UU.

twitter: elunicparaiso